MORELIA, Mich., 20 de julio de 2019.- El Partido del Trabajo (PT) admitió que hubo errores en la negociación de la Reforma Educativa, porque los partidos aliados, entre los que Morena es la fuerza más poderosa, se cedió ante la derecha, lo que arraigó los aspectos punitivos y evaluatorios de la reforma de Peña Nieto, y aunque se lograron aspectos para la recuperación de la educación como un derecho humano, se antoja un panorama complicado en el camino de la reglamentación.


“No es suficiente, porque aún queda en el tercero constitucional lo que impulsó Peña Nieto en 2013, que metió en estado de excepción a los maestros; reconocemos el avance del 3° constitucional como está pero no es suficiente, ahora vamos a hacer las leyes reglamentarias, cuya ruta hasta ahora empieza a vislumbrarse que va a ser muy difícil que se concrete”, comentó el diputado federal Reginaldo Sandoval Flores.


En rueda de prensa, donde liderazgos petistas dieron a conocer el estatus legislativo de la Ley General de Educación y la ruta hacia el diseño de las leyes reglamentarias, el también dirigente del PT en Michoacán, Sandoval Flores, admitió que no quedaron conformes con los términos de la reforma.


“Señalamos desde el principio que hubo una equivocación en la negociación, porque lds asustó el fantasma de que para sacar la reforma constitucional se necesitan las dos terceras partes en la Cámara de Diputados, 334 legisladores; la suma de PT, Morena, PVEM y PRD llegábamos  317, y en esa negociación en vez de caminar hacia la izquierda, asustados con ese fantasma cedieron hacia la derecha”, dijo.

“Claro que el organismo que sustituyó al Instituto Nacional de Evaluación Educativa se lo dejaron a la derecha, claro que el tema de excepción se lo dejaron a la derecha, y por eso nosotros decimos que aunque sí hubo un avance no fe fue suficiente”, dijo, al señalar que acaso el mayor interés logrado está en la inclusión de la educación universal.

Sandoval Flores subrayó que el interés del PT es continuar en sus alianza con Morena, pero cuestionó que el partido lopezobradorista no hizo lo propio al adentrarse en la revisión de la Ley General de Educación. Admitió que la realidad en el ejercicio del poder, tanto ejecutivo como legislativo, se han encontrado con las estructuras del modelo neoliberal.
Al defender la entrega de plazas automáticas, Sandoval Flores señaló que los normalistas son preparados para ello, por lo que planteó la necesidad de integrar una comisión interinstitucional, con: la SEP, la SHCP, la Auditoría Superior de la Federación y otras, para la regulación de la entrega de plazas.