MORELIA, Mich., 13 de octubre de 2018.- En el diccionario de Antonio Soto Sánchez no existen los vocablos crisis, corrupción, recesión, austeridad, desigualdad, prudencia, prepotencia…

Y para dejar en claro que el Partido de la Revolución Democrática está en bancarrota económica y política pero él no, este sábado apareció en público en Tacámbaro estilo Totalmente Palacio.

El dirigente estatal perredista acudió a la inauguración del Taller de capacitación y formación política denominado el PRD y el campo michoacano ante la nueva relación con Estados Unidos ataviado con un lujoso cinturón.

Desde que irrumpió en el auditorio, los condiscípulos cuchicheaban —unos con admiración, otros con envidia— sobre el Salvatore Ferragamo de diez mil pesos que lucía el nativo de Tumbiscatío.

 

En la página de internet de la glamurosa firma italiana se describe que el cinturón que portaba Antonio Soto es reversible y está elaborado con piel de becerro, como la idea perfecta “para hombres sofisticados y atentos a los detalles”.

La codiciada pieza que ensamblaba a la perfección en la ya medio protuberante cintura del ex senador tiene un diseño liso, texturizado y adornado con una hebilla Gancini en metal paladio brillante, puede ser reemplazada por nuevos modelos de hebillas.

 

Además, el cinturón hecho en Italia es ajustable y se puede cortar a la medida “para un ajuste personalizado”, según ilustra el sitio de Ferragamo, una de las marcas más socorridas en el mundo por empresarios, celebridades de la farándula y luminarias del jet set.

La versión más cara de la pieza ostentada por Antonio Soto, con hebilla en un tono oro brillante, tiene un valor de 11 mil 800 pesos, y la más barata es de nueve mil 700.