MORELIA, Mich., 15 de abril de 2018.- A cuatro meses de asumir el poder, Andrés Manuel López Obrador no ha podido con la inseguridad, tiene a un país ensangrentado y convertido en un cementerio, acusó el dirigente estatal del Partido de la Revolución Democrática, Antonio Soto Sánchez.

“Los dos mil 400 muertos que se registran en estos primeros meses del nuevo gobierno, hablan de que no se ha podido con el combate a la inseguridad que reclamaron los 30 millones de personas que votaron por Andrés Manuel López Obrador”, señaló.

En conferencia de prensa, el también diputado local aseveró que los datos oficiales dan cuenta de que no hay esquemas de contención y que el delito de homicidio doloso es preocupante y superior al registrado en 2017 y 2018.

Soto Sánchez manifestó que la espiral de violencia que registra el país ni solamente es relacionado al tema del crimen organizado, sino que se extiende al feminicidio, cuyo número se ha incrementado alarmantemente.