MORELIA, Mich., 18 de mayo de 2020.- El Congreso del Estado no muestra disposición al debate para la despenalización del aborto y legislatura tras legislatura congela las iniciativas a favor y en contra, como la que ahora presenta el diputado Baltazar Gaona.

En la sesión virtual de este lunes, el diputado del Partido del Trabajo presentará al pleno una iniciativa para añadir un párrafo al artículo primero de la Constitución en el que se establecería que: “El Estado reconoce, protege y garantiza, el derecho a la vida de todo ser humano. Desde el momento de la concepción entra bajo la protección de la ley y se le reputa como nacido para todos los efectos legales hasta su muerte”. 

Sin embargo, su propuesta no incluye la derogación de las excluyentes de responsabilidad previstas en el Código Penal, que son dentro de las 12 primeras semanas cuando el embarazo sea resultado de una violación, de una inseminación artificial no consentida, de una procreación asistida no consentida o precaria situación económica. Estas causas deberán de encontrarse debidamente justificadas.

También se mantienen las excluyentes cuando de no provocarse el aborto, la mujer embarazada corre peligro de afectación grave a su salud; cuando el producto presente una malformación grave en su desarrollo, según dictamen médico y sea resultado de una conducta imprudente de la mujer embarazada. 

En su exposición de motivos, reconoce que su planteamiento no resuelve el tema de las personas que buscan despenalizar el aborto, porque en Michoacán siempre se ha defendido la vida e incluso en el mismo Código se tipifica el delito de aborto y lo sanciona.

Refiere que en los argumentos de que las mujeres deben tener la libertad a decidir sobre su cuerpo, también se debe tomar en cuenta que, en el ejercicio de esta libertad se debe ser responsable de los resultados, es decir, de un embarazo no se puede entender que es una libertad decidir si se continúa con él o no, sino que el embarazo es la consecuencia de una libertad ejercida previamente.

La libertad de decidir sobre el propio cuerpo se da desde el momento en que las personas deciden tener relaciones sexuales, lo cual trae consigo una posible responsabilidad, ya que en caso de resultar un embarazo, se debe respetar esa nueva vida y nadie debe atentar en contra de ella, indica en su iniciativa.