MORELIA, Mich., 15 de septiembre de 2018.- El candidato a la dirigencia nacional del Partido Acción Nacional (PAN), Manuel Gómez Morín Martínez del Río, advirtió que no declinará por ningún otro de los aspirantes;  el supuesto acuerdo para impulsar a Marko Cortés Mendoza, como negocios de la “cúpula”, se demandó equidad, transparencia y cancha pareja en el proceso electivo.

 

En rueda de prensa este sábado en Morelia, el nieto del fundador del PAN, Manuel Gómez Morín, dejó claro que no pretende imponerse por su apellido, se asumió un panista “de a pie” y recalcó que nunca pretendería ser oportunista; sin embargo, enfatizó que ante la crisis por la que atraviesa el partido es impostergable retomar la ruta ante las malas decisiones que se han tomado en los últimos años.

 

A pregunta expresa, comentó que el supuesto acuerdo para arropar a Marko Cortés por la dirigencia representa más de lo mismo, decisiones cupulares que han deteriorado al PAN y le han separado de la militancia, que actualmente se mantiene molesta y decepcionada por los resultados negativos de la alianza con el PRD y Movimiento Ciudadano.

 

“El PAN fue el gran perdedor de esa alianza; en el caso de Michoacán  pasó de tener ocho a cinco presidencias municipales; la militancia no fue tomada en cuenta;  el PAN tiene que corregir el rumbo, y este proceso interno es una excelente oportunidad para hacerlo, en la medida en que se garantice transparencia, equidad y cancha pareja se recuperará la confianza”, expuso.

 

El panista dejó claro que no declinará por ninguno de los aspirantes: Marko Cortés Mendoza, Ernesto Ruffo Appel, Manuel Gómez Morín y José Luis Espinosa Piña,  y adelantó que si se pretende encumbrar a una sola planilla y no es él, se retirará y no se sumará a formar parte de un proceso que consideraría más de lo mismo y antidemocrático.