MORELIA, Mich., 12 de octubre de 2018.- Uno de los principales pendientes que tiene el aparato de gobierno del Estado Mexicano con las comunidades indígenas del país y de Michoacán es el reconocimiento de los Acuerdos de San Andrés, señaló Amaruc Lucas Hernández, coordinador del Centro Nicolaita de Estudios de los Pueblos Originarios, de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo.

Los Acuerdos de San Andrés Larráinzar constituyen un documento suscrito en 1996 por el Ejército Zapatista de Liberación Nacional y el gobierno federal que serían enviados a las cámaras legislativas para impulsar reformas constitucionales que terminaran con la relación de subordinación, desigualdad, discriminación, pobreza, explotación y exclusión política de los pueblos indígenas de México.

“Si el gobierno federal estuviera de acuerdo en integrar y ser incluyente primeramente tendría que reconocer los Acuerdos de San Andrés Larráinzar, yo creo que ese es una de las principales acciones que el Estado Mexicano tendría que hacer para reconocer e incluir a las comunidades indígenas del país, de otra forma veo acciones para revertir la dinámica de discriminación y exclusión hacia los pueblos originarios”, expuso.

En entrevista con Quadratín, en el marco del Día de la Raza, en que sectores nacionalistas revindican la mexicanidad indígena, el historiador, doctor por el Colegio de Michoacán, señaló que si bien se ha observado un esfuerzo formal por la inclusión de las comunidades, se han configurado políticas públicas no aplicables frente a una realidad excluyente, de inicio, de los derechos lingüísticos.

“El Estado Mexicano ha emitido una serie de reglamentos para favorecer a las comunidades indígenas, pero el asunto es que no son aplicables, no tiene ningún sentido que salgan estas leyes cuando las instituciones competentes no aplican estos lineamientos, por ejemplo: la Ley General de Derechos Lingüísticos”, comentó al señalar que actualmente el aparato institucional cuenta con una cobertura de intérpretes estimada en uno por ciento.

A decir del académico, miembro del Sistema Nacional de Investigadores, Nivel I, del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, ante la sistemática exclusión en que el modelo político económico occidentalizado, las comunidades indígenas optan por la búsqueda de una autonomía política y financiera a partir del ejercicio directo del presupuesto.

En la búsqueda de la reivindicación de los derechos de los pueblos indígenas, que parta del reconocimiento de la libre autodeterminación, Lucas Hernández mencionó que desde el Centro Nicolaita de Estudios de los Pueblos Originarios, se trabaja en la investigación de las dinámicas actuales de las comunidades indígenas, sus tradiciones, lenguas y culturas, un entramado de proyectos solamente limitados por la falta de un presupuesto suficiente.