MORELIA, Mich., 29 de junio de 2015.- Pese a que el asesinato de cinco jornaleros de Guerrero en el municipio de Yurécuaro, Michoacán, ocurrido en 2013, no se dio durante la administración de Salvador Jara Guerrero, éste no podrá deslindarse de la recomendación que emitió la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) al respecto.

Lo anterior luego de que la mañana de este lunes se diera a conocer por parte de la CNDH el recurso por la inadecuada procuración de justicia, por el asesinato de cinco jornaleros agrícolas, así como de sus familiares, lo que ha entorpecido la procuración de justicia y propiciado la impunidad de los responsables.

De acuerdo con Gumesindo García Morelos, ex ombudsman de Michoacán, Jara debe acatarla o en su caso ‘heredarla’ a la próxima administración, ya que no se estableció un periodo para que el gobierno acate esta recomendación.

En caso de que la CNDH hubiera establecido un plazo estricto y las administraciones no la acaten, la Comisión procede a notificar a los medios de comunicación la omisión de la autoridad para evidenciar mediáticamente la irresponsabilidad de las autoridades, pero como en este caso no hubo fecha, se puede pasar a los gobiernos entrantes.

Cabe recordar que en el documento enviado por la CNDH se encuentra reparar el daño ocasionado a los familiares de las víctimas; incluir atención psicológica para restablecer la estabilidad emocional, las acciones y omisiones en que incurrió el servidor público; instruir al procurador de la entidad para que en la averiguación previa penal correspondiente se practiquen las diligencias legalmente idóneas para el perfeccionamiento y determinación de la misma.