Zirahuén, Mich., 19 de mayo 2012.- Con la firme convicción de que Antonio García Conejo será el próximo diputado federal, la delegada del Comité Ejecutivo Nacional del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Hortensia Aragón Castillo, aseguró no tener duda de que el candidato cumplirá los compromisos de trabajo que ha trazado con la población de Zirahuén y con cada uno de los 13 municipios que integran al Distrito 11, mismos que permiten el progreso de cada comunidad.De acuerdo a un boletín de prensa, durante el encuentro que se realizara en la plaza de la localidad en mención, el abanderado perredista y su compañera de fórmula, Araceli Saucedo Reyes, escucharon, por parte de los locatarios de Camembaro e Iricuaro, la urgente necesidad de conservar uno de los lagos más hermosos y conservados de México, que está en peligro.Esto, a causa de que el denominado progreso ha amenazado la defensa del territorio, ya que en voz del presidente de la Unión de Pescadores de Zirahuén, Fernando Chalacha Calvillo, la depredación ha conseguido que de las mil 222 hectáreas de superficie que tenía el lago, actualmente sólo cuente con 903.Un precedente que marca la reducción de su profundidad, de más de 100 metros a los 70 que hay en estos momentos; razón por la que manifestaron no permitir que “nos lo sigan quitando”.Al respecto, García Conejo destacó que el Lago de Zirahuén es el centro de la vida comunitaria de esta región que vive de la pesca, la agricultura y la artesanía, misma que tiene un valor cultural por sus leyendas.Por ello, afirmó su compromiso de trabajar con los pobladores en el cuidado del lago desde su comunidad, con el fin de reforestar los alrededores con pino y cedro, como se ha venido haciendo desde 1998, para amacizar el terreno y que en cada temporada de agua no se estén deslavando las tierras.Asimismo, la gente de Ziarhuén dijo que a la fecha se ha dado prioridad a la siembra de aguacate, lo que señalan ha acabado con los bosques de pino, dado que este fruto requiere de mucha agua para darse y por eso construyen pozos subterráneos para regarlos sin permiso.“Hay una tala inmoderada de bosques sin tomar en cuenta que cada pino produce 200 litros de agua. Los aguacates piden agua, no la llaman como los pinos”, explicó Chalacha Calvillo.En ese sentir, el aspirante al Congreso de la Unión, Antonio García Conejo, reconoció la loable labor que han hecho para la conservación del lago, sin ayuda de ninguna dependencia del gobierno, quienes hasta el momento han reforestado con más de 40 mil pinos.Por lo que destacó que la lucha por la tierra es legítima y la problemática de Zirahuén requiere la participación de todos los michoacanos; “dicha lucha es de sociedades que mantienen un vínculo cultural y simbólico con su entorno, pese a la constante presión de los sectores empresariales que se presenten”, externó.Toño García finalizó resaltando su palabra de llevar a cabo un proyecto que dé el cuidado adecuado para el también conocido Lago Azul, ya que representa elementos del pasado y del presente que son referentes básicos para una interpretación y uso del territorio, por lo que requiere un tratamiento particular, que no debe perderse en aras de un progreso.