MÉXICO, DF., 8 de mayo de 2014.- En Michoacán está naciendo una nueva entidad en la que debe haber “cero impunidad” y por lo tanto, todos los servidores públicos están obligados a que se mantenga el estado de Derecho, afirmó el gobernador Fausto Vallejo Figueroa y reiteró que la supuesta reunión del ex secretario de Gobierno, Jesús Reyna García, con líderes de la delincuencia no fue en su campaña política y tampoco hubo conocimiento de lo realizado por el ex funcionario.

En entrevista con el periodista Ciro Gómez Leyva, el jefe del Ejecutivo michoacano afirmó que cada quien es responsable de sus actos y dejó en claro que si hubiera tenido conocimiento de alguna actividad ilícita de Reyna García, en ningún momento la hubiese aprobado y menos sería partícipe de ese tipo de actos.

Reconoció que los acontecimientos representan una desgracia que afecta a Michoacán y al Gobierno, pero se trabaja intensamente para alcanzar la plena seguridad y el desarrollo integral del Estado.

Se pronunció a favor de que las investigaciones para deslindar responsabilidad tanto de funcionarios públicos como de personajes de la sociedad civil, vayan a fondo, sin descartar que pueda haber en los próximos días algunas sorpresas que tienen que ver con la aplicación de la Ley.

Hizo un reconocimiento a la labor del presidente Enrique Peña Nieto, así como del secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong y del comisionado Alfredo Castillo Cervantes, para devolver a Michoacán la tranquilidad que sus habitantes reclaman, luego de la sequía financiera y de obras públicas, generadas por el desencuentro entre las pasadas administraciones federal y estatal.

Precisó que durante el casi año y medio que le resta a su administración, trabajará intensamente para lograr que haya más tranquilidad y seguridad, las cuales ya se perciben actualmente, lo mismo que para propiciar más desarrollo y generación de empleos, todo lo cual se está logrando gracias a la intervención del Gobierno de la República, la cual -remarcó- fue solicitada por el propio Ejecutivo estatal, en un acto de responsabilidad y solidaridad con los michoacanos para recuperar la Soberanía que se estaba perdiendo.