MORELIA, Mich., 15 de julio de 2015.- La diputada Cecilia González Gómez (PRI), presidenta del Comité del Centro de Estudios de las Finanzas Públicas, confío en que la próxima legislatura apruebe un presupuesto con un enfoque especial que atienda a los infantes desde los primeros mil días de su nacimiento, periodo determinante en la vida de la niñez.

Según un comunicado de prensa, en la última actividad del Congreso Internacional “Invierte Temprano. Aportaciones para el Presupuesto Base Cero”, sostuvo que este modelo tiene como objetivo dar un nuevo enfoque y matiz para la mejor distribución y canalización de recursos, en busca de mayores resultados.

Agregó que la información vertida durante el Congreso por parte de los panelistas, moderadores y conferencistas magistrales pretende servir como referencia a los nuevos legisladores, a fin de que hagan eco en la Secretaría de Hacienda y Crédito Público para la elaboración del próximo presupuesto cuyo proyecto se entregará el 8 de septiembre.

“Cuando se juntan la parte política, la academia y las asociaciones civiles se logra abrir el entendimiento y una nueva oportunidad para darle un nuevo enfoque a la distribución del presupuesto”, subrayó.

Dijo que se debe terminar con la creencia de que la infancia determina destino, y trabajar para que se convierta en el destino de México.

La legisladora afirmó que los acuerdos y el debate son la línea medular que contribuirá a que las cosas buenas sucedan y las políticas públicas sean más eficientes.

Pedro Ángel Contreras López, director general del Centro de Estudios de las Finanzas Públicas (CEFP) de la Cámara de Diputados, destacó como precondición para garantizar la atención a la niñez en sus primeros años de vida, “la existencia de un consenso y conciencia de la clase política mexicana para asignar mayores recursos en el presupuesto federal”.

Aseguró que todos los expertos y los políticos asistentes a este Congreso Internacional coincidieron en que “sí se necesita mayor inversión para la primera infancia y eso implicará más presupuesto federal y una mejor reasignación del mismo”, resaltó.

Por otra parte, informó que en beneficio de los ciudadanos, todas las participaciones en los 7 paneles y en las cuatro conferencias magisteriales, donde intervinieron legisladores, especialistas en salud y finanzas, funcionarios y asociaciones civiles, podrán consultarse a partir de este miércoles 15 de julio en la página electrónica del CEFP.

El resumen y las memorias del evento estarán a disposición de la población a más tardar el viernes próximo en el mismo sitio web, y en las siguientes semanas se ofrecerá también una síntesis de todas las ponencias del Congreso Internacional.

Contreras López indicó que a los más de mil 800 asistentes registrados en el evento les será entregada una constancia para avalar su participación, cuyo tema fundamental fue analizar la conveniencia de la inversión en la infancia temprana.

Agradeció el esfuerzo del CEFP, del Banco Interamericano de Desarrollo, de la organización Un Kilo de Ayuda y del Hospital Infantil de México “Federico Gómez” en la organización y participación de este foro, así como el apoyo del Canal del Congreso que transmitió en vivo por dos días consecutivos el desarrollo del Congreso.

El titular de la Unidad de Investigación en Neurodesarrollo del Hospital Infantil de México “Federico Gómez”, Antonio Rizzoli Córdoba, señaló que el futuro de un país está en la infancia, por lo que el objetivo es tener políticas transversales donde “no importe su derechohabiencia, sino se respeten sus derechos”.

Hizo votos por reconocer que el desarrollo infantil empieza desde el embarazo y que hay que generar esquemas para una nutrición adecuada. “La única forma de consolidar una política es que sea pública y reforzarla con la sociedad civil y, en la cual, todos tomemos nuestra responsabilidad y seamos modelos para que los menores se desarrollen de forma adecuada”.

Reconoció que el país cuenta con los recursos financieros para apoyar a la infancia; sin embargo, aclaró que el reto está en que estos lleguen a los niños. “Para eso, debemos hacer una articulación entre las distintas instituciones y los diferentes órdenes de gobierno”.

Antonio Rizzoli consideró que la inversión más valiosa es el tiempo que cada uno le dedica a los niños, y que la única forma de cambiar al país “es trabajando todos juntos, borrando barreras y uniéndonos para que un niño y una niña alcancen su potencial; eso se va a lograr con la articulación entre el sector público y privado, el educativo, el de desarrollo social, el impulso para la familia y el de salud”.

Ricardo Enrique Pérez-Cuevas, del Banco Interamericano de Desarrollo, señaló que algunos de los múltiples desafíos es que no se sabe con exactitud cuánto se asigna del presupuesto a la Primera Infancia y también se desconoce su cobertura efectiva y los resultados que se obtiene en salud. Consideró que éste es un reto que de resolverse, sería un insumo vital para el cálculo y asignación presupuestal.

Otro reto, dijo, es consolidar la atención a la Primera Infancia e incluir al desarrollo infantil temprano como política pública. Establecer una mejor definición de los ámbitos de rectoría, financiamiento y evaluación, así como un andamiaje de colaboración intersectorial de manera clara.

Aclaró que existe un marco normativo; sin embargo, falta avanzar, por ejemplo, en establecer mecanismos presupuestales específicos, incluyendo la rendición de cuentas. Además, es indispensable fortalecer la capacidad institucional en los ámbitos: directivo, programático y operativo.

Es evidente, dijo, que la provisión de los servicios en las esferas de desarrollo social (nutrición, salud y educación), convergen y brinden la oportunidad de fortalecer la capacidad de las distintas instituciones para implementar acciones de desarrollo infantil.

“Posiblemente una visión integral que articulara la rectoría, el financiamiento, la provisión de servicios y la evaluación de calidad-desempeño e impacto, es algo que se puede hacer como viable y la perspectiva es común: mejorar el estado de salud, nutrición y condiciones sociales de los niños”, puntualizó.

Por su parte, el presidente y fundador de Un Kilo de Ayuda, José Ignacio Ávalos Hernández, refirió que actualmente no hay un modelo único de educación inicial. “Algo inadmisible cuando sabemos que es la prioridad”.

Consideró necesaria una política integral basada en evidencias y derechos que articule todos los sectores. “Pareciera que se avanza en distintas direcciones; urge el diálogo y estrategias para que niñas y niños gocen de formación inicial”, sostuvo.

Subrayó que es imperante identificar cuánto se destina a la primera infancia. Al menos, dijo, se tendría que consignar el 1 por ciento del PIB para impulsar esa etapa de la vida y no sólo el 0.4 como hasta ahora.

“La Secretaría de Hacienda y Crédito Público debe transparentar e informar cuánto asigna a la educación temprana y además, responder si con el modelo de Presupuesto Base Cero se destinarán más recursos y cómo se ejercerán”.

Agregó que la LXII Legislatura avanzó en el rubro de maternidad; sin embargo, comentó, aún hay que alcanzar otras metas. “Las madres del país no pueden seguir con una licencia de 42 días, es amoral y antiético”.

Todos debemos abanderar una ley que aumente la maternidad, no se puede pensar que si esa etapa es la prioridad no haya legislación para ello, continuó.

“Es importante que todos queremos participar, sólo así se logrará una política articuladora que produzca avances concretos, hay algunos aislados, pero eso no lleva al progreso del país”, concluyó.