MORELIA, Mich., 16 de mayo de 2016.-Frente al gran desperdicio de alimentos que se registra en el país, y con el cual podría cubrirse la carencia alimentaria de los 7 millones de mexicanos que viven en pobreza extrema, es necesario fortalecer las políticas públicas en materia de recuperación de alimentos en buen estado, afirmó el diputado Ángel García Yáñez.

 

De acuerdo a información de un comunicado, para ello, dijo, es fundamental fortificar la sinergia entre la industria alimentaria, el sector agropecuario y los distintos bancos de alimentos e impulsar nuevos mecanismos de distribución, almacenaje, donación e incentivos, a fin de disminuir así la tasa de inseguridad alimentaria que afecta a la población más vulnerable.

En entrevista, el legislador de Nueva Alianza indicó que de acuerdo con el estudio “Línea Basal de Pérdidas y Mermas de Alimentos”, realizada en el marco de la Cruzada Nacional contra el Hambre, en el país el 37.26% de los alimentos producidos se pierden, entre los que destacan la leche (57%); las tortillas (29%); el pan (45%); pollo (39%) y huevos (37%).

Sin dejar de mencionar las pérdidas de fruta y verduras; así como de arroz, pescados y mariscos, que bien pudieran contribuir a la alimentación de las millones de personas que padecen hambre.

Por ello, dijo, “debe ser una tarea conjunta entre la industria alimentaria, centrales de abasto, el sector agropecuario, restaurantero y los bancos de alimentos, para que estos productos lleguen a los sectores más vulnerables de la población”.

“Estos alimentos que se pierden en la cadena entre distribuidor y consumidor, contienen una gran cantidad de nutrientes, los cuales son indispensables para contribuir al pleno desarrollo de niñas, niños y jóvenes mexicanos”, señaló.

García Yáñez consideró que la creación de incentivos en el sector agropecuario puede ser un aliciente para que se intensifique la donación de alimentos y así las familias con escasos recursos puedan acceder a ellos.

El legislador por Morelos refirió que según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), entre los principales factores de pérdida de alimentos se encuentra la falta de estándares de calidad y de certificación en las cadenas de valor.

Además de sistemas inadecuados de transporte, distribución y almacenaje, falta de infraestructura; así como un manejo inadecuado de la mercancía.

Por lo anterior, el también secretario de la Comisión de Desarrollo Social insistió en fortalecer las políticas públicas en materia de seguridad alimentaria y nutricional para erradicar el fenómeno del desperdicio.