MORELIA, Mich., 11 de Agosto del 2014.- Martín García Avilés, Secretario Nacional de Planeación del Partido de la Revolución Democrática (PRD), reiteró su convocatoria a liderazgos y militantes perredistas para privilegiar las propuestas en el proceso interno del Sol Azteca para la renovación de consejeros nacionales y estatales.

Según un comunicado, en Morelia, el ex diputado federal por el Distrito de Zacapu recordó que el proceso interno es organizado por el Instituto Nacional Electoral (INE) con las reglas del propio órgano electoral federal, lo que representa una gran oportunidad para el PRD para consolidarse como el primer partido político que de manera exitosa se abre para que un ente ajeno organice y vigile importantes acciones de su vida interna.

Para Martín García Avilés, en ese contexto, cobra mayor importancia la necesidad de que tanto los coordinadores de expresiones y grupos conozcan el Convenio Marco signado por el PRD con el INE, porque se reduce de manera considerable la posibilidad de que se registren irregularidades, pero al mismo tiempo se advierte que es posible la entrada de la Policía Federal o el Ejército en caso de haberlas.

El también ex Secretario Técnico del Consejo Estatal en Michoacán manifestó que no hay necesidad de inconsistencias que obliguen a la intervención de las autoridades federales y hasta la probable presentación de denuncias penales, por lo que llamó al perredismo nacional, pero en especial en Michoacán, a conducirse con prudencia y mesura, así como a privilegiar las propuestas en lugar de las descalificaciones.

García Avilés llamó a asumir la responsabilidad que tiene el PRD como primer partido que históricamente abre sus puertas al INE, pero advirtió que no se puede dar el privilegio de manchar su proceso interno, porque de lo que se trata es de medir la fuerza y el músculo político del instituto y sus corrientes internas, no generar incertidumbre y zozobra entre la militancia y entre la población en general.

Para finalizar, admitió que el proceso no será perfecto, pues para empezar la participación será regular, ya que se realizará a padrón cerrado, es decir, sólo entre perredistas registrados en el padrón de militantes, además de que no descartó la posibilidad de que existan algunas incidencias, como la colocación tardía de casillas o cambios en las mesas directivas, aunque confió en que no se tratará de nada que ponga en riesgo la elección.