MORELIA, Mich., 5 de abril de 2016.- Las observaciones que las autoridades facultadas para ello han hecho a la administración de ex gobernador Salvador Jara Guerrero son mínimas, y de hecho prácticamente el 90 por ciento de éstas quedarán solventadas, sostuvo el exsecretario de Finanzas y Administración Miguel López Miranda. Lo anterior, con respecto a las declaraciones mediáticas que hiciera el dirigente del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Carlos Torres Piña.

A través de un comunicado, dijo que el dirigente partidista seguramente debe recordar cómo fue calificada la cuenta pública del exgobernador perredista, Leonel Godoy Rangel, y en ese caso hubiera sido congruente que su propio partido hubiera aplicado alguna sanción a alguien que salió de sus mismas filas.

López Miranda insistió en que este tipo de declaraciones exclusivamente mediáticas solo confunden a la sociedad, pues no tienen ningún fundamento jurídico ni financiero y no deben obstaculizar el procedimiento administrativo que realiza la Auditoría Superior de Michoacán para aclarar las observaciones hechas, sobre todo tratando de sacar raja política para evitar el descrédito del sol azteca ante la negativa de transparentar el destino de millones de pesos en años anteriores.

Con respecto a la exigencia de Torres Piña sobre la renuncia de Jara Guerrero como subsecretario de Educación, López Miranda dijo que es posible que fuera una broma o una aseveración sarcástica, pues en los hechos no tiene fundamento para pedir la salida de un funcionario federal que no ha sido señalado por ninguna instancia de tener cuentas pendientes ni problemas respecto a su ejercicio público.

Muestra además un desconocimiento total del contenido del informe de resultados de la fiscalización a la cuenta pública y de la Ley de Responsabilidades de los Servidores Públicos, pues en el primer documento el Dr. Salvador Jara Guerrero no tiene ninguna observación y la norma establece con claridad de quién es la responsabilidad en el caso de que haya un manejo inadecuado de los recursos públicos.

Tal vez podría pedir sanciones o renuncias de funcionarios a los gobernantes de su propio partido, como una forma de ser congruentes, pero parece ser que solo cumple una función mediática de distracción a los problemas que tiene Michoacán; pero son normales sus posturas, hace 9 meses estuvo en total desacuerdo con la obligación del reemplacamiento y hoy es su más convencido defensor.