MÉXICO, DF., 26 de noviembre de 2014.- La renuncia de Cuauhtémoc Cárdenas es un  mensaje fuerte y claro a la dirigencia nacional del PRD y a las dirigencias estatales, debido a que se ha impuesto una de pragmatismo y colaboracionismo con el PRI-Gobierno va en contra de lo que los ciudadanos esperan del partido, destacó Raúl Morón

De acuerdo con un comunicado de prensa, por ello, ante la crisis de dirección, liderazgo e institucionalidad por la que atraviesa el partido, se hace necesario emprender una reflexión profunda, ya que no se puede seguir fingiendo una postura progresista y por otro lado plegarse a los intereses del régimen, enfatizó el Senador michoacano.

Adelantó que en muchos grupos del partido se inicia un proceso de reflexión profunda, y que ha llegado el tiempo de tomar decisiones políticas de fondo.

“Antes que perredista soy michoacano y soy cardenista. Por eso entendemos y respetamos la decisión de Cuauhtémoc Cárdenas, nuestros ideales y nuestros principios siguen siendo los mismos”, precisó.

Raúl Morón subrayó que los perredistas no pueden darle más vueltas a la crisis actual, ya que la única solución que queda es que el PRD está obligado a regresar al servicio de la gente, a luchar por el interés y el bienestar de la mayoría, para combatir la desigualdad social, de lo contrario, su suerte está echada.

“El PRD debe asumir su papel de verdadera oposición y no de colaborador. Nada bueno ha traído este Gobierno al pueblo michoacano, ni en lo Federal ni en lo local. Las acciones del Gobierno priista y del Comisionado Castillo en Michoacán afectan permanentemente a nuestro pueblo. Los michoacanos no queremos más balas y más armamentos, queremos trabajos, oportunidades para que nuestros jóvenes vuelvan a tener un futuro, posibilidades para que nuestra gente pueda volver a soñar con el futuro que desean”, enfatizó Morón.

Enfatizó que esta crisis es la última oportunidad para los dirigentes, para los liderazgos y para los militantes de asumir una postura definitiva, y no seguir jugando el papel de estar entregado al PRI-Gobierno por decisiones de la cúpula.

“La obligación es recuperarlo como un instrumento de transformación y regresarlo al servicio de la gente, a luchar por el interés y el bienestar de la mayoría, para combatir la desigualdad social, para ponerle un freno a la política insensata de las balas, para que vuelva a ser un instrumento para cambiar para bien el futuro de los michoacanos”, destacó.