MORELIA, Mich., 14 de mayo de 2013.- Los dirigentes estales de las tres principales fuerzas políticas en Michoacán, PRD, PAN y PRI coincidieron al señalar que la irrupción de grupos civiles armados que se ostentan como fuerzas de autodefensa representan visos de ingobernabilidad, además que cada vez es más difícil determinar si se trata de una legitima demanda de seguridad la que abanderan o existen intereses ajenos a los que tienen las comunidades que presuntamente defienden.

Luego de que el pasado fin de semana se apareció en Ario de Rosales un grupo que se presentó como de autodefensa,  Víctor Báez, Miguel Ángel Chávez y Osvaldo Fernández, dirigentes del PRD, PAN y PRI, respectivamente, entrevistados por separado manifestaron su preocupación por la frecuencia con la que surgen en la entidad grupos de personas que presuntamente buscan proteger a sus comunidades.

En este sentido, el presidente estatal perredista reclamó que el gobierno del estado y la Federación ha desestimado la aparición de grupos de civiles armados que realizan patrullajes o instalan retenes en los accesos de algunas comunidades.

“Es importante que se atienda de manera inmediata esta situación porque puede desbordarse, como parece que está empezando a suceder, son visos de ingobernabilidad y de inestabilidad, situación que nos preocupa a los partidos políticos porque hay inquietud en la sociedad donde están apareciendo”, explicó.

Por su parte, el panista Miguel Ángel Chávez, dijo que debido a una “ausencia de autoridad” han proliferado en distintas comunidades los grupos de autodefensa y no se circunscriben a una sola región de la geografía estatal sino que se trata de una fenómeno que se encuentra en varios municipios aunque pareciera que se encuentra focalizado en la región de la tierra caliente michoacana.

“Hoy lo más delicado es la confusión de no saber si tienen un origen ciudadano o comunitario o si por el contrario tienen vínculos con la delincuencia organizada”, abundó.

Finalmente, Osvaldo Fernández, líder estatal del PRI, consideró que en general los promotores de los grupos de autodefensa están intentando sacar algún tipo de ventaja que no tiene que ver con la seguridad o con la protección de los habitantes de determinada población.

“Los grupos de autodefensa han tomado como un juego su aparición, ya que existen condiciones para pensar que se integran para chantajear o sacar algún tipo de ventaja a favor de algún grupo del cual se desconoce sus objetivos, eso está mal porque complica la situación que atraviesa Michoacán”, refirió en torno a la inseguridad que se percibe en varios puntos de la entidad.