MÉXICO, DF., 16 de agosto de 2014.- Diputados del PAN proponen exhortar a los titulares de los tres órdenes de gobierno, así como al jefe de Gobierno del Distrito Federal (GDF), a intensificar las acciones para prevenir, atender y castigar la violencia sexual contra niñas y niños a fin de reducir inmediatamente el incremento de dicho delito.

El punto de acuerdo exhorta al titular del Ejecutivo federal, a los gobernadores de las entidades federativas y al jefe de GDF a actualizar los protocolos de atención a las víctimas, para garantizar la protección de los derechos de las niñas, niños y adolescentes.

Destacaron que en 2013 se registraron 5 mil 736 denuncias por violación infantil; sin embargo, en comparación con esa cifra, tan solo durante el primer trimestre del presente año se han presentado 2 mil 216, lo que representa un 50 por ciento de las que se presentaron en todo el 2013. De continuar esa tendencia, se podría registrar el doble de denuncias al terminar este año.

De acuerdo con el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) la violencia sexual contra los niños es una grave violación de sus derechos; sin embargo, es una realidad en todos los países y grupos sociales. Toma la forma de abuso sexual, acoso, violación o explotación sexual en la prostitución o la pornografía.

UNICEF señala que puede ocurrir en los hogares, instituciones, escuelas, lugares de trabajo, en las instalaciones dedicadas al viaje y al turismo, dentro de las comunidades, en contextos de desarrollo y de emergencia.

También indicó que cada vez más, los teléfonos móviles e Internet también ponen a los niños en riesgo de violencia sexual, ya que algunos adultos utilizan Internet para buscar relaciones sexuales con niños.

En 2002, la Organización Mundial de la Salud (OMS) estimó que 150 millones de niñas y 73 millones de niños menores de 18 años experimentaron relaciones sexuales forzadas u otras formas de violencia sexual con contacto físico.

Advirtieron que es posible que varios millones más estén siendo explotados en la prostitución o la pornografía cada año, la mayoría de las veces debido a falsas promesas y un conocimiento limitado sobre los riesgos.

Sin embargo, indicó, “la verdadera magnitud de la violencia sexual está oculta, debido a su naturaleza sensible e ilegal. La mayoría de los niños y las familias no denuncian los casos de abuso y explotación a causa del estigma, el miedo y la falta de confianza en las autoridades. La tolerancia social y la falta de conciencia también contribuyen a que no se denuncien muchos de los casos”.

Legisladores del PAN afirman que la violencia sexual puede tener consecuencias físicas, psicológicas y sociales graves a corto y largo plazo, no sólo para las niñas o niños, sino también para sus familias y comunidades. Esto incluye los riesgos de padecer enfermedades, embarazos no deseados, trastornos psicológicos, estigma, discriminación y dificultades en la escuela.

De acuerdo con los datos del UNICEF, México es el segundo país de América Latina con mayor población infantil y según los datos del Censo 2010, las niñas, niños y adolescentes de 0 a 17 años constituyen una suma de más de 39 millones de personas, cifra equivalente a casi el 35 por ciento de la población nacional.

Los diputados panistas indican que la entidad en la que se ha presentado el mayor número de denuncias ha sido el Estado de Jalisco con mil 267, seguido por Chihuahua con 592, Hidalgo con 518 y en cuarto lugar por Tamaulipas con 309.

Destacan que no existe un censo de menores afectados por el abuso sexual. Los procedimientos para la atención de las denuncias se caracterizan por revictimizar a los menores de edad por lo que es necesario que se capacite a los ministerios públicos para seguir los lineamientos internacionales en materia de protección a los menores de edad.

“Se deben intensificar las acciones de prevención y protección de la niñez en nuestro país, en contra del abuso sexual. En este fenómeno como en otros tantos de carácter social que vulneran a las niñas, niños y adolescentes de nuestro país, la prevención cobra una relevancia indiscutible”, indican.

Por lo anterior, exhortan al titular del Ejecutivo federal, a los gobernadores de las entidades federativas y al jefe de Gobierno del Distrito Federal, a que en el ámbito de sus competencias intensifiquen las acciones para prevenir, atender y castigar de manera efectiva la violencia sexual contra las niñas y los niños, a fin de reducir de manera inmediata el alarmante incremento del número de casos ocurridos en los últimos meses.