CIUDAD DE MÉXICO, 7 de abril de 2016.- Crítica con su instituto político, la senadora perredista Iris Vianey Mendoza alza la voz y descalifica la actuación antidemocrática de su dirigencia nacional, que ha hecho a un lado la decisión de sus militantes al imponer candidatos –principalmente en Quintana Roo y Oaxaca–, y ha puesto en un límite al Partido de la Revolución Democrática, el cual, sostiene, molesta, “está a punto de fracturarse y no ser opción para el 2018”.

Y su declaración sorprende: “el PRD ni parece revolucionario ni tampoco democrático”.

Entrevistada por Quadratín México en la sede del Senado, la política michoacana dice que es lamentable la “enorme inconformidad de la militancia” en los casos de los candidatos elegidos en Quintana Roo, el ex priísta Carlos Joaquín González, y en Oaxaca, donde se pasó por encima de la decisión popular que apoyaba abiertamente a Benjamín Robles Montoya y se eligió al ex priísta José Antonio Estefan Garfias, quien es el candidato del actual gobernador, Gabino Cué Monteagudo y que actuó abiertamente para que fuera favorecido su delfín.

Para más información consulta: Quadratín México.