MORELIA, Mich., 29 de mayo de 2011.- La presidenta y la integrante de la Comisión de Grupos Vulnerables, Equidad y Género en el Congreso Local, Gabriela Molina Aguilar y Miriam Tinoco Soto, exhortaron a las autoridades correspondientes a que actúen de manera rápida y eficiente ante los acontecimientos ocurridos en días pasados en la región de Tierra Caliente, donde se registraron diversos enfrentamientos y se generó terror entre la ciudadanía, con el objetivo de que la población de dicha región pueda regresar a su vida cotidiana. Al respecto, las diputadas manifestaron su preocupación por todos los ciudadanos de dicha región, en especial por las niñas y los niños, así como por las mujeres que habitan en dicha región. “Sabemos que existen albergues en donde se encuentran las decenas de familias que han dejado su vivienda, debido a la ola de violencia que se registró, sin embargo, son hechos que no deberían presentarse porque se altera la paz social”, enfatizó Miriam Tinoco Soto. Asimismo, Molina Aguilar mencionó que los infantes son los más afectados por los acontecimientos, y dio a conocer, de acuerdo con la Sedena, entre diciembre de 2006 y marzo 2009, fueron asesinados 610 menores de 18 años por organizaciones delictivas. “Con gran dolor nos hemos dado cuenta cómo niños, niñas y adolescentes han perdido la vida en el fuego cruzado”, y consideró que se debe detener el daño que se les está causando a nuestra sociedad en todo el país, ya que de no hacerlo el costo será muy alto, y resulta apremiante garantizar el respeto a su integridad física y emocional”, argumentó Molina Aguilar. De igual forma, Miriam Tinoco Soto pronunció que es urgente que México atienda con prontitud e inteligencia los exhortos de organismos internacionales, los cuales exigen la desmilitarización del conflicto en el que se encuentra nuestro país y sugirió replantear la estrategia y acciones contra la delincuencia para evitar que inocentes sigan perdiendo la vida en la lucha en contra del crimen organizado.“Necesitamos poner por encima de todos los intereses, el interés superior de los menores. Las niños y los niños de Michoacán y del mundo, tienen derechos humanos, es decir, derechos sociales y económicos, y ante todo tienen derecho a vivir libres y en paz”, indicó Tinco Soto.Otras cifras consideradas como negras, señalan que alrededor de 40 mil niños entre diciembre de 2006 y octubre de 2010, quedaron huérfanos y unos 1,600 menores de edad fallecieron en la “guerra contra el narcotráfico”. Ante esto, las legisladoras se pronunciaron por un mejor futuro para los niños michoacanos, e invitaron a la sociedad a que se unan en un “ya basta”, para que ni un solo pequeño o pequeña muera como resultado de los daños colaterales de la guerra contra el crimen organizado. Finalmente, Molina Aguilar y Tinoco Soto acordaron seguir luchando por los derechos humanos por este sector tan vulnerable y por los ciudadanos de Tierra Caliente, llevando a cabo una política más humanista y acciones verdaderas desde el Congreso del Estado, realizando los llamados que sean necesarios.