Atención

Con el propósito de ofrecer una mejor experiencia dentro de nuestro sitio web, le sugerimos que actualice su navegador, ya que usted cuenta con una versión de internet explorer antigua, que ya no tiene soporte por parte de microsoft y que representa un riesgo de seguridad para usted.

Sigue nuestra transmisión en vivo.
Click para seguir la transmisión
x

Estudiantes foráneos abusan de recursos y anfitrionía: Fausto

Luis Felipe Rosiles/Quadrat
 
| 28 de abril de 2012 | 0:00
 A-
 A+

MORELIA, Mich., 28 de abril de 2012.- Fausto Vallejo Figueroa, gobernador del estado, aseveró que es urgente una revisión de la forma en cómo operan las casas del estudiantes que dependen de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo.“Creo que es urgente, por supuesto y también obviamente ver cuáles son los gastos, porque si bien existe una autonomía de la universidad (las casas de estudiantes) cuestan también a la población porque nos exigen más y más subsidios”, externó en entrevista.Señaló que el rector Salvador Jara debe revisar el funcionamiento de los albergues estudiantiles debido a que es la autoridad facultada para esto. “Soy muy consciente de la autonomía universitaria, pero que también no confundan la autonomía universitaria, con el que ellos si se parapeten en una autonomía y salgan a las calles a agredir a la población”, reclamó a los estudiantes que protagonizaron la quema de 3 vehículos y desmanes en el centro histórico de la ciudad.El titular del Ejecutivo refirió que las posturas de los moradores de las casa de estudiantes forman parte de una “cultura” que no es fácil romper porque se trata, dijo, de toda una serie de compromisos que se vienen arrastrando.“Es muy fácil resolverlos con recursos económicos, pero ni hay los recursos económicos ni es justo que se apliquen en eso”, proclamó.–¿Estas manifestaciones que se han presentado son de estudiantes de otros estados y no michoacanos?–Hay michoacanos indiscutiblemente pero yo no dudo de que existan gentes de otras partes, de otras entidades, yo creo que están abusando de la anfitrionía de la ciudad por un lado, pero también de los impuestos de la población que se les dan que están bien utilizados, cuando vienen a estudiar, pero no cuando vienen a delinquir o a generar problemas.