MORELIA, Mich., 1 de abril de 2014.- Las declaraciones de algunos integrantes del Grupo Parlamentario del PRD, sobre supuestas irregularidades o ilegalidades en la integración y emisión de la Cuenta Pública Estatal 2012, corresponden a un uso descontextualizado y a un manejo político del tema por parte de dichos legisladores, que han hecho de esta estratagema un ardid para eludir la discusión técnico-jurídica del asunto, señaló el coordinador parlamentario del PRI, Salvador Galván Infante.

Apuntó que la integración y emisión de la Cuenta Pública Estatal 2012 fue limpia y completamente legal, debido a que cada una de las partes que la componen y todo el conjunto del documento, observan lo que al respecto prescriben las normas aplicables de la Ley General de Contabilidad Gubernamental, sobre todo en el Artículo 53, fracciones I, II, III, IV y V.

De igual forma, observan lo que sobre el particular acordó el Consejo Nacional de Armonización Contable (CONAC) en su reunión del 3 de mayo de 2013, y lo que para este efecto establecen los postulados básicos de contabilidad gubernamental sobre la información, los análisis, las proyecciones y los indicadores que deben formar parte de la Cuenta Pública Estatal, afirmó.

El coordinador del Grupo Parlamentario del PRI deploró que a una discusión y a una valoración técnico-jurídica se quiera superponer una discusión y una valoración política de la Cuenta Pública, lo que termina por contaminar la visión que se tiene de un instrumento de política pública tan delicado como la Cuenta Pública 2012 y su correspondiente Informe de Resultados de la ASM.

A veces descalificar y acusar a otros sin sustento, no tiene como finalidad subrayar el defecto o los inconvenientes de los demás, sino tender una cortina de humo o de palabras para desviar la atención sobre los verdaderos artífices de la irregularidad y la ilegalidad, como ocurre con este tema hoy en día, atajó el legislador.

Sería recomendable que cualquier legislador, para emitir una opinión seria y fundada sobre esta materia, conozca a fondo el documento íntegro de la Cuenta Pública Estatal 2012 y se allegue los elementos técnico-jurídicos suficientes para interpretarla, con el propósito de quitarle a esta discusión dosis de desinformación y de confusión que resultan preocupantes.

Por lo demás, la ley debe aplicarse sin distingos de colores o de siglas, a los que en el pasado o el presente hayan intentado burlarla, puesto que negociar su aplicación sería no sólo antidemocrático, sino antiparlamentario.