CIUDAD DE MÉXIC O, 19 de abril de 2016.- Con la ausencia del PRI, cuatro senadores aprobaron que la iniciativa 3 de 3 se convierta en la primera ley secundaria de la reforma anticorrupción, incluida la disposición para que una autoridad administrativa, sin mediar petición ministerial y orden del juez, intervenga llamadas telefónicas de quien sospeche sea corrupto.

De igual forma, esta iniciativa detalla lo que deberá entenderse por conflicto de intereses y convierte a las esposas, hijos y cualquier consanguíneo hasta cuarto grado en sujetos de ley para que no puedan recibir préstamos, créditos favorables de bancos, constructoras o cualquier otra financiera, para la compra de casas o terrenos. Menciona específicamente a los diputados federales y locales como corruptos si exigen el pago de moches a alguna institución a la cual le otorguen partidas presupuestales, publica Excélsior.

El lunes estaba citada la primera mesa de trabajo para generar el diseño de la nueva Ley General de Responsabilidades Administrativas de los Servidores Públicos, acordada desde la semana pasada, para que participaran legisladores de todos los partidos, secretarios técnicos de las comisiones e integrantes de la sociedad civil.

Más información en Excélsior.