APATZINGÁN, Mich., 14 de octubre del 2013.- México debe preservar su soberanía energética y evitar la privatización de Petróleos Mexicanos, afirmó la diputada Cristina Portillo Ayala, ante más de 300 personas en el municipio de Apatzingán, en donde hizo un llamado a luchar por conservar los hidrocarburos.

De acuerdo con un comunicado de prensa, mencionó que es necesario salvar nuestros recursos de la privatización que están proponiendo el Ejecutivo Federal, Enrique Peña Nieto y es apoyado por los legisladores del PRI con la reforma energética, la cual denota  una clara tendencia a entregar el capital nacional a empresas extranjeras.

Asimismo recalcó que es importante que el pueblo externe su inconformidad contra esta reforma y se recaben las firmas necesarias para que la Suprema Corte de Justicia tome las medidas necesarias y detenga este intento de modificación a los artículos 27 y 28 constitucionales.

La legisladora habló de lo relevante que es la participación del pueblo mexicano en este tipo de legislaciones tan trascendentales para el bienestar de los mexicanos.

La diputada local Cristina Portillo exhortó a la participación activa de todos los ciudadanos para que no se permitan este tipo de modificaciones a la Constitución debido a que ponen en riesgo la economía, se entregan los energéticos a la inversión privada y se perjudican el crecimiento del país, generando más pobreza.

Dentro del evento en el que participó la diputada local integrante de la LXXII Legislatura tomaron protesta los integrantes del nuevo comité de Nueva Izquierda que está encabezado por el licenciado Luis Alberto Grajeda, así como las y los ciudadanos Norma Alicia Vargas Castañeda, AngélicaMaría Cornejo Murillo, María Guadalupe Quiroz Vázquez, Misaela Rodríguez Correa y Bernardino Hernández Romero todos ellos representantes de las distintas colonias de Apatzingán.

Por último la diputada Portillo Ayala invitó a sumarse a todos los movimientos ciudadanos que estén a favor de impedir este tipo de actos que acaban por entregar los bienes de la nación a los países extranjeros, los cuales siempre resultan ser los únicos beneficiados, dejando al país en una triste recesión económica.