A 33 años de haber participado en su primera contienda electoral, Luisa María Calderón Hinojosa es una mujer que a base de trabajo se ha abierto paso en el mundo masculino de la política, en entrevista exclusiva para Quadratín habló de cómo le duele su estado natal, Michoacán, al verlo saqueado por gobiernos que resultaron un fracaso financiero y golpeado por la delincuencia organizada coludida con los gobernantes.

Creció en un hogar tradicional -pero poco convencional- ya que aunque se divirtió de niña jugando en la calle con sus vecinos, los fines de semana acudían a mítines del Partido Acción Nacional, preparaban engrudo y doblaban papelitos al mismo tiempo que recorrían muchos de los pueblos michoacanos; mientras que para ellos era de lo más normal recibir las visitas de reconocidos políticos en su casa “creía que todos hacíamos los mismo” –refiriéndose a otros niños de su edad-.

Recuerda que durante la primaria fue de las más estudiosas en su clase y que la tarea la hacía en pequeños pupitres que su padre les construyó, y aunque no había mucha música en su casa en esa época, ya entrando a la secundaria le nació el gusto por Los Beattles y The Doors, aunque actualmente toda lo bailable y cantable entra en su rango de aceptación indistintamente del género.

Durante la adolescencia formó parte de un equipo de volibol, mismo que le enseñó la importancia del trabajo en equipo y a luchar hasta el último minuto a fin de no dejarse vencer; trota para mantenerse en forma y le gusta nadar, especialmente en el mar, en playas con olas grandes.

Cocoa –su sobrenombre- le viene desde pequeña y –dijo- que es dulce, lo tiene porque el tono de su piel es como el cacao y señaló que le gusta mucho que le digan así.

Fue en el año de 1982 cuando contendió por primera vez en la urnas por una diputación federal contra Francisco Javier Obando,  “entré porque no había quien quisiera o quien pudiera, esa  elección obviamente se perdió porque en ese entonces el gobierno organizaba las elecciones, decidía los padrones y metía su manota  en los procesos electorales” señaló.

Ya en el año de 1983 obtuvo de manera plurinominal la diputación local, después de que se detectó que en un municipio todas las boletas electorales habían sido marcadas por la misma mano lo que le valió ocupar un curul en el Congreso del Estado.

Agregó que la política le ha enseñado que existe mucha crueldad, donde cada quien busca su camino y que están en ella por negocios y no por un espíritu de servicio a sus semejantes, al mismo tiempo que se dijo totalmente comprometida con Michoacán,  “es un estado que amo, que me ha dado todo, espero que sea un mejor estado, la gente me ve y con lagrimas en los ojos me pide que me cuide” relata.

A tres años de las controvertidas elecciones que perdiera con Fausto Vallejo, se dijo lista para lo que venga, pero resaltó que en aquel entonces el estado estaba en el culmen de la violencia, mientras que existía complicidad del  gobierno con la delincuencia organizada, al respecto afirmó “ahora los michoacanos están mas conscientes de la corresponsabilidad que tienen, más que confiar en los órganos arbitrales,   confío en los ciudadanos” detalló.

En la dinámica de palabra- respuesta lo dicho por la precandidata fue corto pero consistente: México: maravilloso; Michoacán: es un estado con mucha riqueza; Silvano: entrega cosas;  PRD: ha perdido su esencia; PRI: está en el rincón; PAN: tiene que revisarse; amor: el que hemos dejado de tener muchas veces; familia: muy importante; futuro: tenemos que construirlo juntos, cada quien.

Detrás de la política, la mujer michoacana -y única aspirante panista a  la candidatura por el gobierno del estado- compartió que en su ámbito personal le gusta cantar con sus amigos, estar en familia –en especial con su madre y su hijo, a quien disfruta verlo crecer-  tejer e ir al cine “que no sean películas de sufrimiento, pueden ser románticas pero que no me hagan sufrir” dijo al ser cuestionada acerca de algún genero cinematográfico en particular.

De sus colores favoritos destaca el azul –obviamente- al igual que el verde y el blanco; es creyente, terrena y concreta, respecto a lo esotérico dijo confiar en que su hermana vele por ella en esa parte al mismo tiempo que aseveró ser feliz con cosas simples como conversar o cuidar de sus plantas y sus perras –dos Golden Retriever , “la vida puede ser muy simple, y la política no lo es…pero hay que entrarle para cambiar las cosas y que sean mejores para todos” concluyó.