MORELIA, Mich., 27 de febrero de 2015.- La detención de Servando Gómez, alias La Tuta genera certeza de seguridad rumbo al proceso electoral de Michoacán, indicó Sarbelio Molina Vélez, diputado presidente de la Mesa Directiva del H. Congreso del Estado.

Sin embargo el legislador local de Nueva Alianza, pidió no lanzar las campanas al vuelo y autoridades de todos los niveles de gobierno y órganos electorales generen las condiciones para que las elecciones 2015 se registren sin contratiempos, “se había dicho que había riesgo de que este grupo delincuencial, al que todavía no se le había detenido pudiera intervenir”.

Molina Vélez destacó que a casi un mes de que el general Pedro Felipe Gurrola Ramírez fuera nombrado como mando especial para la seguridad en Michoacán se hayan tenido resultados, como la captura, del considerado, uno de los delincuentes más buscados del país y la entidad,  “es un gran paso, ha sucedido algo diferente a cuando han detenido a otros capos de otros estados, los agarran y luego  empiezan a resurgir una serie de células y parece que fue al revés, primero se capturó a gente que estaba en la estructura de este grupo delincuencial”.

Reconoció que durante los últimos meses en el estado ya no se viven los mismos niveles de violencia e inseguridad derivado de los operativos por parte de la  Policía Federal y Ejército Mexicano en Michoacán, medidas tomadas principalmente en municipios de la Tierra Caliente,  una de las áreas más golpeadas por el crimen.

El diputado  de Nueva Alianza agregó que con lo que parece ser la desintegración del grupo delictivo de Los Caballeros Templarios, se atiende el conflicto de la inseguridad, pero faltan por resolver los estragos que se ocasionaron a raíz de la misma problemática,  rubros como educación y reactivación de la economía, “necesitamos seguir trabajando en otras áreas más, sigo insistiendo que en el tema de seguridad se ha avanzado, pero en el tema de reactivación del empleo educativo  nos hace falta mucho por hacer”.

Cabe recordar que en municipios como Apatzingán uno de los sectores con mayor merma fue el cítricultor, hasta donde llegaron los alcances de la delincuencia, debido a que según versión de los recolectores y limoneros,  los jefes de plaza establecían incluso el precio del producto.