MÉXICO, DF., 8 de agosto de 2015.- El Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) invitó a Catalina Botero Marino, ex Relatora Especial de Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la Organización de los Estados Americanos (OEA), como amicus curiae, -amiga de la Corte o amiga del Tribunal- para que analice las resoluciones y los criterios aplicados en asuntos relacionados con la libertad de expresión.

El magistrado presidente de la Sala SuperiorConstancio Carrasco Daza, afirmó que la Magistrada y los Magistrados de este Tribunal han interactuado con líderes regionales enfocados a la tutela de los derechos político-electorales de la ciudadanía, para someter a su escrutinio los asuntos resueltos con el objetivo de que emitan sus puntos de vista sobre la forma en que se puede maximizar la protección de las garantías fundamentales.

En una reunión de trabajo celebrada en el Auditorio José Luis de la Peza de la Sala Superior, en la que estuvieron presentes los magistrados del TEPJF, Manuel González Oropeza y Salvador Nava Gomar, Carrasco Daza recordó que en mayo el organismo jurisdiccional incorporó a Rigoberta Menchú Tum, Premio Nobel de la Paz 1992, como amiga del Tribunal para que analice las resoluciones sobre asuntos que  involucran a integrantes de los pueblos y comunidades indígenas.

En esta ocasión, Botero Marino analizará el tema de la libertad de expresión y el modelo de comunicación política.

Al respecto, el magistrado Salvador Nava Gomar dijo que es importante mantener una relación institucional con quienes puedan emitir críticas a las resoluciones emitidas por la Sala Superior, ya que los análisis posteriores permitirán fortalecer la impartición de justicia.

La libertad de expresión, condición fundamental para la democracia

Al término de la reunión de trabajo con los magistrados, Catalina Botero Marino, abogada colombiana y experta en derecho constitucional, quien también se desempeñó como Jueza de la Corte Constitucional de Colombia antes de ser elegida como Relatora Especial, ofreció la conferencia magistral “Libertad de Expresión y Comunicación Política”, en la cual manifestó que esta garantía es una condición fundamental para la democracia.

Por otra parte, destacó que los modelos de comunicación política deben obligar a los candidatos a garantizar el derecho a la información de la ciudadanía y atender todas las inquietudes relacionadas con sus propuestas de campaña para que los electores tengan la oportunidad de emitir un voto informado.

“Yo no puedo escoger por quién votar, si no puedo acceder a la información relevante conocer a la persona o candidato, quién es, qué propone, qué hizo, incluso si hay o no denuncias de corrupción”, dijo.

Subrayó que corresponde a cada región o país diseñar su propio modelo de comunicación y aplicarlo siempre y cuando se apeguen a estándares elaborados por organismos internacionales para garantizar la protección de los derechos fundamentales, como las sentencias emitidas por la Corte Interamericana de Derechos Humanos, informes de la Comisión Interamericana y de la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión.