MORELIA, Mich., 26 de noviembre de 2014.- “Probablemente se pueda dar la salida de otros compañeros del PRD por simpatía con el ingeniero Cárdenas”, pero hay muchos perredistas dispuestos a dar la lucha interna y a revisar lo que hemos hecho mal para recuperar las bases sobre las que nació el partido del Sol Azteca, dijo Carlos Torres Piña, dirigente estatal del Partido de la Revolución Democrática.

Sensiblemente afectado por la renuncia del ingeniero Cárdenas, primero, y de Enrique Bautista Villegas, después, el dirigente perredista adelanta que esta mañana el Comité Estatal de su instituto político analizará la situación en la que queda el partido ante la renuncia de su fundador y dirigente moral, dijo Torres Piña a los micrófonos de Radio Nicolaita la mañana de este miércoles.

“Respetamos la decisión del ingeniero Cárdenas, pero somos muchos perredistas dispuestos a dar la lucha interna para devolver el partido a las bases que lo hicieron nacer”, señaló luego de recordar que él personalmente se desarrolló bajo los principios del cardenismo y bajo la guía del ingeniero Cárdenas.

El dirigente reconoció que la salida del ingeniero de las filas del Sol Azteca es un fuerte golpe para el ánimo de los perredistas, por lo que anunció que el Comité Estatal se mantendrá en reunión para evaluar la situación y preparar su posición ante la salida de Cuauhtémoc Cárdenas.

Por otra parte, en estos momentos todos los equipos del Sol Azteca en la entidad se encuentran acuartelados haciendo la evaluación de daños, y algunos de ellos parecen anticipar más renuncias.

Es el caso de la Unidad Social de Izquierda que desde las redes sociales reconoce que “coincide con la renuncia del Ing. Cuauhtémoc Cárdenas al PRD”, y advierte que “como equipo político estatal estamos desde hace días en la reflexión y tomar la decisión de renunciar también al PRD por principios para ir con la gente a construir la ‪#‎UnidadPopular”.

Sin embargo, hábiles en el cálculo electoral ningún equipo parece atreverse aún a seguir los pasos del ingeniero, y todos tratan de establecer controles de daños al interior de sus propios equipos.