Atención

Con el propósito de ofrecer una mejor experiencia dentro de nuestro sitio web, le sugerimos que actualice su navegador, ya que usted cuenta con una versión de internet explorer antigua, que ya no tiene soporte por parte de microsoft y que representa un riesgo de seguridad para usted.

Sigue nuestra transmisión en vivo.
Click para seguir la transmisión
x
Foto: Archivo

Uso de razón/Pablo Hiriart

Pablo Hiriart/Quadratín
 
| 20 de abril de 2017 | 5:00
 A-
 A+

El infierno de Venezuela lo quieren para México

¿Por qué la izquierda mexicana no condena la barbarie del gobierno de Maduro contra su pueblo?, es la pregunta que circulaba ayer en redes sociales.

No lo hacen porque el proyecto que implementó Chávez y continúa Maduro en Venezuela es el mismo de López Obrador para México. Y también de un sector del PRD.

Están de acuerdo en la política económica que consiste en quitar a unos para dar otros.

Coinciden en la estrategia organizar a la gente pobre -que ha aumentado con el chavismo- beneficiaria de programas sociales, para enfrentar a los “mafiosos”, “escoria” y “burgueses” de la oposición.

No tienen inconveniente en que se usen a venezolanos “buenos” para enfrentar a venezolanos “malos”, porque eso es lo que quieren para México.

Lo hacen a diario en redes sociales. Y lo harán físicamente cuando tengan el poder.

Ayer cientos de miles de venezolanos salieron a las calles a protestar por el golpe de Estado del Tribunal Supremo de Justicia que asumió funciones que corresponden al poder Legislativo, es decir la Asamblea Nacional.

Ninguna condena ha habido de la izquierda mexicana (AMLO y PRD) hacia ese acto golpista del chavismo venezolano.

Al contrario, hace una semana el asesor de López Obrador, John Ackerman, se jactaba en un artículo periodístico que en Venezuela había mucho más democracia que en México.

Eso es lo que ellos entienden por democracia: echar a los oficialistas encima de los opositores para amedrentarlos físicamente.

Los comandos chavistas que intentaron impedir la marcha opositora de ayer, abrieron fuego y mataron a Carlos Moreno, de 17 años, de un balazo en la cabeza. El estudiante no iba a la manifestación, sino a jugar futbol y le llegó el disparo.

También mataron a Paola Ramírez, de 23 años, quien perdió la vida cuando las hordas motorizadas de Maduro dispararon contra ella y la asesinaron mientras se retiraba de la protesta.

“Poca sangre y mucho terror”, es la estrategia de autoría cubana que aplica el chavismo venezolano en contra de los opositores.

Con ello se busca amedrentar a quienes disienten del régimen, y es lo que se niegan a condenar López Obrador y sus seguidores en México porque eso quieren para nuestro país.

Decía el asesor de AMLO en su artículo que en Venezuela existe “una vigorosa separación de poderes”.

Eso es lo que entienden como “separación de poderes”. Un poder judicial controlado por el Ejecutivo y que se usa para aplastar a la representación nacional expresada en el Congreso

De hecho cuando López Obrador fue Jefe de Gobierno del DF, en dos ocasiones mandó tomar por la fuerza la Cámara de Diputados para impedir que se votaran resoluciones que no le gustaban al mandatario capitalino.

(La orquestación de las tomas están grabadas y fueron noticia, cuando se coordinaban Martí Batres desde la secretaría de Gobierno local y Alejandra Barrales en la Cámara)

Igual a lo que hace Maduro en Venezuela. Usa al poder judicial –que controla- para inhabilitar al poder legislativo que iba a convocar a un referéndum revocatorio.

Y si la oposición protesta contra esa medida, les echa encima a sus hordas de golpeadores para amedrentarlos.

Ahí no hay democracia. Lo ha dicho la OEA, lo dijo México de manera contundente.

Sin embargo, aquí, la izquierda se niega a condenar la barbarie del régimen de Maduro por una sencilla razón: es lo que quieren para nuestro país.

Sobre aviso, no hay engaño.

Comentarios

Notas relacionadas

Principales