Atención

Con el propósito de ofrecer una mejor experiencia dentro de nuestro sitio web, le sugerimos que actualice su navegador, ya que usted cuenta con una versión de internet explorer antigua, que ya no tiene soporte por parte de microsoft y que representa un riesgo de seguridad para usted.

Sigue nuestra transmisión en vivo.
Click para seguir la transmisión
x
Foto: Archivo

Tras bambalinas/Jorge Octavio Ochoa

Jorge Octavio Ochoa/Quadratín
 
| 16 de septiembre de 2018 | 11:16
 A-
 A+

TRAS BAMBALINAS.- Estatuas de sal y Medusa que quiere fulminar a todos

Por JORGE OCTAVIO OCHOA.- Convertido el país en una especie de Sodoma y Gomorra, a los dirigentes de MORENA les podría pasar lo mismo que a la mujer de Lot y, por mirar atrás, podrían convertirse en estatuas de sal.

Por lo pronto, Ricardo Monreal es el primer “encantado” y su numerito con el gobernador de Chiapas podría quitarle toda posibilidad de ser presidenciable, aunque faltan muchos otoños por pasar.

Luego fue el sainetito de Noroña con Muñoz Ledo, que no por ser anecdótico deja de ser significativo porque dibuja a MORENA aplicando el reglamento en una Cámara y pasándoselo por el arco del triunfo en la otra.

Luego viene la disputa Yeidckol-Cuauhtémoc Blanco donde, aunque usted no lo crea, el más civilizado y educado parece ser el ex futbolista, y la más rijosa y busca pleitos, resulta ser la líder de Morena.

Al puro estilo del viejo PRI, Yeidckol Polevnsky reprochó a Cuauhtémoc Blanco, Gobernador electo de Morelos, no haber sumado a su equipo al ex Senador Rabindranath Salazar.

Pero, de la manera más brutal y burda, la soberbia Yeidckol dijo en privado:

“Yo hubiera esperado del futbolista que le hubiera dicho a Rabin ‘aquí está el estado: ¿qué quieres?  Sé tú el Secretario de Gobierno, ten la mitad de los cargos para Morena, la mitad para nosotros, y gobernamos de forma conjunta’. Tristemente esto no ha sucedido”.

Así se expresó la brutal medusa. Vaya clase de liderazgo.

En medio de toda la tragicomedia en el Senado y la Cámara de Diputados, el mensaje preliminar que nos deja Morena es que ellos sí pueden comprar o sobornar a diputados del PVEM para engrosar su bancada y tener mayoría calificada, pero Cuauhtémoc Blanco no puede ni recibir a los diputados inconformes de MORENA que quieren pasarse al PES… ¡No, pos que ejemplo tan democrático! ¡Cuánta justicia la de MedusaYeidckol!

Este escandalito por supuesto que también quita puntos a la lideresa, si es que por su mente cruzó la idea de ser algún día aspirante a la Presidencia de la República.

En medio de todo esto, viene también la acelerada e inesperada visita de un pusilánime rector de la UNAM, Enrique Graue, a la casa del Presidente Electo, Andrés Manuel López Obrador, para pedir “chichi” y exorcizar los demonios de la destitución. Peña Nieto, Gobernación y el PRI ya son “cero a la izquierda” en este asunto, según se ve.

Acudió a pedir la intervención de quien todavía no es autoridad y que, cuando lo sea, en teoría tampoco podría intervenir a menos que se quiera menoscabar esa tan llevada y traída autonomía universitaria, que sólo ha servido para la opacidad y el abuso de algunos cuantos.

Bueno, sea como sea, solitos los universitarios, encabezados por su propio rector, se han puesto “de pechito” y se abren a toda posibilidad de intromisión y contaminación política. Ahora la especulación ya no es sólo si el PRD, PRI o el ex rector Narro metieron mano. No, ahora podría pensarse que fue MORENA para doblar a Graue.

¿Por qué o para qué? Pues para dar paso rápidamente a los deseos de Andrés Manuel López Obrador, así como lo hicieron con la Ley de Remuneraciones para que nadie gane más que el Presidente de la República. Sólo que pronto le tendrán que hacer algunas enmiendas para dejarla como debe ser.

En fin, el hecho es que el futuro régimen desea que se abran más espacios en las Universidades Públicas, para que los jóvenes “ninis” dejen de urdir maldades en sus largos ratos de ocio, aunque algunos catedráticos y doctores temen que tal pretensión solamente desplome la calidad y el nivel académico que tiene la Máxima Casa de estudios.

No es cuestión de populismo o voluntarismo, son realidades. Y eso también requeriría una consulta amplia, abierta y concienzuda.

Para poner la cereza del pastel y adosar esta serie de desbarradas del nuevo partidazo, esta semana que terminó también tuvimos que chutarnos las payasadas mediáticas de dos líderes ansiosos de ser los “manda más” pero en un mismo lugar: el Senado de la República.

Uno llevando su comidita en “topers”, como si fuera un trabajador asalariado (Martí Batres); el otro, llegando al Senado en bicicleta, con traje y corbata, sudando a mares, en un pésimo ejemplo tanto para los aspirantes a deportistas como a los burócratas.

Eso se llama “populismo” y de eso ya tuvimos suficiente con el PRI.

Y para cerrar con broche de oro de este mundo al revés: vemos la tribuna de la Cámara de Diputados nuevamente asaltada ¡Pero no por la oposición! sino por los mismos de MORENA que exigen a sus líderes abrogar la reforma educativa.

Sólo escándalo mediático, porque eso es lo que aprendieron a hacer durante años de oposición, aunque en los hechos ahora sabemos que MORENA, con sus aliados del PT, MC, PES y ahora PVEM, podrán hacer lo que se les pegue la gana con la Constitución… y en esas van.

Ya puso el primer aviso Mario Delgado: “De la reforma educativa no quedará ni una coma”. Aquí el problema no es porque la reforma sea tan mala como ellos dicen, sino porque no quieren dar pretexto a que los mentores, sobre todos los de la violenta Sección 22 de la CNTE digan que el gobierno de AMLO sólo le hizo “manicure” a las reformas de Peña.

Pero mire, todo es pura pantomima. En los últimos días, Martí Batres y Ricardo Monreal salieron en esa disputa mediática a insinuar que podrían citar a comparecer a Rosario Robles y hasta se aventaron la volada de decir que pedirían una averiguación de la PGR. Más pronto que tarde, López Obrador ya dijo: “ella sólo es un chivo expiatorio”. Tan tan. Se acabó.

Era obvio, porque en el fondo no sólo están los desfalcos en SEDESOL y SEDATU. Si la citaban al Senado o San Lázaro, siempre estarían bajo el riesgo de que ella les abra los expedientes secretos X del GDF, en la era de AMLO, cuando se descubrieron los negocios de obras, en varias delegaciones, con su ex novio Carlos Ahumada.

Mire, eso de que nadie sabía nada ¡por favor!

Pero la respuesta de Andrés Manuel es digna de análisis, porque embarra también a los medios de comunicación que -dice- se prestan para ese “circo”.

Al responder a la prensa sobre si la actual titular de la Sedatu es un chivo expiatorio, el tabasqueño dijo: “Sí, como otros, porque los de la mafia del poder y algunos medios de información les gusta mucho ofrecer circo a la gente, y nosotros ya no queremos eso”

AMLO añadió que se trata de “un circo” el tema del desvío de recursos “porque no fueron al fondo. Nunca cuestionaron a los responsables, a los jefes del saqueo desde tiempo atrás. Llevan 30 años saqueando el país, y los medios de comunicación calladitos”.

“Algunos medios de comunicación han callado durante muchos años sobre el saqueo que ha habido en el periodo neoliberal, y los principales saqueadores de México, los que permitieron el saqueo, gozan de impunidad y ni siquiera se les menciona en los periódicos, a los de mero arriba. Entonces ya chole, como dicen los jóvenes, ya hay que ser más objetivos, más serios”.

¿En serio? Si las autoridades hubieran ido a fondo, Rosario Robles nunca más hubiera podido ocupar ningún cargo público, junto con varios delegados que andan sueltos, vendiendo derechos de piso a los ambulantes. Ebrard tampoco tendría un lugar en el gabinete, luego de un error que nos costó a los mexicanos 12 mil millones de pesos.

Pero la maquinaria ya está echada. Así nos va como para unos 20 o 30 años de nuevo partidazo ¡Felicidades mexicanos! Pero ya no volteen pa tras porque, por su puerilidad, pueden quedar convertidos en estatuas de sal. Ya tienen lo que querían. ¡Chúpense su democracia!

Comentarios

Notas relacionadas

Principales