Atención

Con el propósito de ofrecer una mejor experiencia dentro de nuestro sitio web, le sugerimos que actualice su navegador, ya que usted cuenta con una versión de internet explorer antigua, que ya no tiene soporte por parte de microsoft y que representa un riesgo de seguridad para usted.

Sigue nuestra transmisión en vivo.
Click para seguir la transmisión
x
pan-prd-logos_
Foto: Archivo

Teléfono rojo/José Ureña

 
| 18 de octubre de 2016 | 21:50
 A-
 A+

 

 

·     Se desvanece la alianza PAN-PRD en Edomex

·     Los amarillos ven con reservas Vázquez Mota

·     Veracruz: Flavino busca recursos para Yunes

 

 

El perredismo no es el mismo.

 

Extrañamente vive una alteridad.

 

Suena extraño, pero la militancia se siente una fuerza política sin identidad propia, con credo específico, vocación de competencia política y aspiración por el poder público.

 

Lo midió Agustín Basave, dominado por sus afanes de minar al Partido Revolucionario Institucional (PRI) del que fue subsecretario de Divulgación Ideológica, y así lo encontróAlejandro Barrales.

 

Dos bandos, ninguno perredista.

 

Uno interesado en aliarse a Acción Nacional (PAN) porque sólo de esa manera es posible entrar en contienda, aunque por experiencia las uniones con la derecha los haya borrado electoralmente.

 

Y otro con la añoranza de Andrés Manuel López y, so pretexto de unificar a la izquierda, con el deseo de ir tras el caudillo de Macuspana para terminar con su actual desamparo.

 

Seguramente a esa otredad se refirió Barrales cuando, desde su toma de posesión, convocó a la unidad de todas las tribus para dar opción de victoria al Partido de la Revolución Democrática (PRD).

 

-¡El PRD está vivo! –les remarcó a esas facciones internas y lo repitió en el debate televisivo a sus adversarios priísta y panista, Enrique Ochoa y Ricardo Anaya.

 

 

VAZQUEZ MOTA NO CONVENCE AL PRD

 

 

No es buen presagio para Ricardo Anaya.

 

Si Alejandra Barrales ve a un PRD vivo y avanza en su objetivo de reconstruirlo, luchará por dignificarlo en las contiendas políticas.

 

-¿Ves al PRD haciendo campaña por Josefina Vázquez Mota u otro panista en el estado de México? –le pregunté.

 

-Yo pelearé porque sea un candidato perredista. En el estado de México y en todas partes –contestó.

 

Barrales no ha descalificado a Vázquez Mota, pero la sociedad mexiquense ha tomado nota de las informaciones sobre sus supuestas actividades altruistas a costa del erario.

 

Casi 60 millones de dólares entregados a su organización Juntos Podemos de diciembre de 2014 a agosto de 2016.

 

Exactamente 56 millones 240 mil 401.65 dólares.

 

Esta caída y la polémica nacional sobre la corrupción y el manejo de recursos públicos pueden ser decisivos tanto para la candidatura de Vázquez Mota por el PAN como la eventual suma del PRD.

 

Pero el ambiente se mueve en sentido contrario y, pulsado tanto en uno como en otro partido, es posible hacer un pronóstico: la alianza izquierda-derecha en territorio mexiquense es casi imposible.

 

 

FLUVIO BUSCA FONDOS PARA YUNES

 

 

Los relevos gubernamentales van de la estridencia a la colaboración.

 

Estridentes han resultado en Durango y Quintana Roo, en el primer estado porque José Rosas Aispuro heredó una deuda no declarada de 15 mil millones de pesos de Jorge Herrera.

 

Y en el segundo porque Carlos Joaquín se encontró con deudas superiores al doble de los estimado: 25 mil millones de pesos, tres mil millones pendientes de pago a contratistas.

 

Distinto es Veracruz.

 

Tras el choque Javier Duarte-Miguel Angel Yunes, el interino Flavino Ríos Alvaredo ha llegado con nuevo ánimo, ha puesto cordura y promete una transición en ordenada y en paz.

 

Tan en paz como para dejar a su sucesor fondos suficientes para pagar nómina y aguinaldos de empleados en activo y jubilados, para lo cual cuenta con el apoyo hacendario de José Antonio Meade.

 

Y no son cacahuartes: sólo para atender a pensionados se necesitan 800 millones de pesos.

José Ureña / Quadratín
José Ureña / Quadratín