El gobierno fue infiltrado y el cártel de Sinaloa advertido del operativo
Y ni un pésame de Estado para deudos de Aguililla, Iguala y Culiacán
Reto de gobierno: posicionar el plan de salud tras una semana aciaga

Importa lo sucedido, pero más el futuro.

¿Qué nos espera después de Aguililla, Iguala y Culiacán?

Eso sin olvidar otros incidentes en diversos lugares del país como los ataques a instalaciones militares en Tamaulipas.

He aquí lo primero, lo sucedido:

Se filtró la información,

Datos de inteligencia confirman cómo el cártel de Sinaloa, o como se denomine ahora la organización de Joaquín El Chapo Guzmán y Joaquín El Mayo Zambada, tuvo información adelantada del operativo.

Lo interesante será saber quién la filtró y todo apunta hacia personal de la Fiscalía y Guardia nacionales y el juzgado encargado de entregar la orden de aprehensión.

La investigación está en curso y, quizá, algún día conoceremos los detalles y, también quizá, los nombres de los involucrados.

Hablamos de un Estado infiltrado y putrefacto, agravado con otro elemento: el afán de protagonismo de huestes dependientes de Alfonso Durazo, secretario de Seguridad y Protección Ciudadana.

No se llevaron la medalla, hicieron el ridículo, se ganaron la vergüenza y merecen el castigo por ese “operativo fallido”, como lo calificó el propio Durazo.

El daño no puede quedar en el cese de un director penitenciario, acaso el menos culpable de una acción diseñada y operada por una instancia federal.

NI UN PÉSAME PARA LOS DEUDOS

Aquí viene la segunda parte.

Muchas voces quieren descargar la culpa en instancias estatales.

El gobierno de Quirino Ordaz no puede serlo: fueron funcionarios e instancias federales quienes desencadenaron el conflicto en Culiacán, a diferencia de Aguililla e Iguala.

Tampoco es culpable de las fallas exhibidas por fuerzas y el gobierno nacional: mientras el crimen se organizó y actuó hasta difundir información y videos en tiempo real, el gobierno federal tuvo 14 horas de silencio.

Ni acción ni voz.

Y luego, la contradicción.

En el inter, bandas delincuenciales en plena libertad, despliegue de su potencial, Culiacán sitiado, fugas de reos, una unidad habitacional militar rodeada, la Procuraduría estatal atacada, la policía municipal en jaque…

Y en Google tendencia mundial: Culiacán y Sinaloa las palabras más buscadas.

Pero ni un pésame a familiares de las víctimas.

LA SALUD EN LA AGENDA OFICIAL

1.- Estamos por ver si el gobierno federal puede imponer la salud como agenda de la semana.

El diagnóstico está listo para su exposición, pero con las huellas de la semana aciaga y los reclamos de información y, sobre todo, de acción.

Oaxaca fue el primer estado de la república cubierto cabalmente por las giras presidenciales y su radiografía marcará las políticas nacionales.

En gira de fin de semana, el gobernador Alejandro Murat celebró la federalización del sistema de salud para garantizarla y proporcionar paz y bienestar social.

Aprovechó:

“Siempre estaremos listos y coordinados para enfrentar a aquellos que no representan los valores y los principios de los mexicanos”.

Parte de los beneficios irán los ocho hospitales del Programa IMSS-Bienestar de Oaxaca.

Y 2.- mañana rendirá su informe el alcalde de Cuauhtémoc, Ernesto Núñez.

Sede de los Poderes, dirá el edil, la seguridad “es el reto mayor que enfrenta la Alcaldía” y hablará de acciones para quitar territorio al crimen e inseguridad a los ciudadanos.

Adicionalmente Núñez, anunciará un nuevo atlas de riesgo para emergencias como sismos y otros siniestros.