Atención

Con el propósito de ofrecer una mejor experiencia dentro de nuestro sitio web, le sugerimos que actualice su navegador, ya que usted cuenta con una versión de internet explorer antigua, que ya no tiene soporte por parte de microsoft y que representa un riesgo de seguridad para usted.

Sigue nuestra transmisión en vivo.
Click para seguir la transmisión
x
estudiante-nino
Foto: Archivo

Santiago y El Rufo/Santiago Heyser Beltrán

 
| 01 de diciembre de 2016 | 11:51
 A-
 A+

Educando

Uruapan, Michoacán, 1 de diciembre del 2016

Me llegó un documento sin firma que me parece describe uno de los males del sistema educativo mexicano, lo comparto.

R- Guau, mi Santias, me encanta cuando tocas temas educativos, es tan importante la educación, que de hecho de ello depende la supervivencia de los perros.

S- Que bien que te perrocupa que los canes sobrevivan, mi Rufo, pero eso ¿qué pitos tiene que ver con la educación de los humanos?

R- Grrr, pues mucho, si no se educan bien y rapidito, seguirán acabando con recursos naturales y destruyendo el planeta donde, ¡Oh! sorpresa, vivimos también los perritos.

S- ¡Tienes razón, mi Rufo!, nada que alegar. Así de que entremos en tema y luego hablamos:

Estimados padres:

El semestre de sus hijos está próximo a terminar y las notas finales están pronto a ser reveladas, se que están ansiosos por saber su desempeño, pero recuerden que entre todos nuestros estudiantes, hay algunos artistas que no necesitarán comprender las matemáticas, empresarios que no se preocuparan de la historia o la filosofía, músicos cuyas calificaciones en química tal vez no serán las mejores, deportistas cuyas aptitudes físicas serán lo único y más importante para su desempeño y éxito. Si su hijo no consigue las mejores notas, no le quite la confianza en sí mismo, ni su dignidad. Dígale que está bien, que solo son notas, que aún así el está hechos para cosas grandes en la vida, no les quite los sueños y talentos;… hagan esto y vean a sus hijos conquistar al mundo.

Obtener buenas o malas calificaciones no define nuestra inteligencia (recordemos que hay muchos tipos de inteligencia), una mala nota no tiene que quitarnos la confianza en nosotros mismos y muchos menos la dignidad. Anonimo.

R- Guauuu, me encantaría saber quién escribió esto, mi Santias ¡Tiene razón!, el sistema de calificaciones y competencia con el que educamos a nuestros hijos es lesivo a la persona e irrespetuoso con nuestras diferencias.

S- ¡Así es!, perro. Recuerdo una historia que podría encajar en el tema: resulta que una televisora detectó que había un individuo que siempre aparecía en los concursos de Miss Universo; interesados en hacer un reportaje lo entrevistaron, y a la pregunta: -¿Viene Ud. para conquistar a la ganadora?, el individuo contestó: -¡No!, yo vengo a consolar a las perdedoras.

R- Guauuu, creo que capté la intención del chascarrillo mi Santias, es como los cuadros de honor en las escuelas, ponen al primero, segundo y tercer lugar y etiquetan injusta y tontamente a los demás como perdedores o fracasados.

S- Captaste bien mi Rufo, para quienes quieran profundizar el tema les recomiendo, que ya lo he hecho, ver en Youtube los videos de Sir Ken Robinson, el habla de cómo el sistema educativo castra a los alumnos y mata la creatividad, diría yo, premiando la disciplina sobre el saber, emprender, entender, innovar e investigar.

R- Guau, ¿y qué sugieres, mi Santias?

S- Escuchar la propuesta del Sr. Robinson y educar de otra manera, mi Rufo; una que contemple más nuestra naturaleza humana, que incentive el deseo de aprender motivando nuestra curiosidad natural, que respete la unicidad de cada persona. No somos panes, ni cosas para educarnos igual a todos y sobre todo, algo que nos prepare para el futuro cambiante, es estúpido por describirlo de algún modo, educar con técnicas del siglo XX cuando el futuro, lo sabemos, en nada se va a parecer ni al presente ni al pasado… ¡Así de sencillo!

Un saludo, una reflexión.

 

Santiago Heyser Beltrán

Escritor y soñador

Santiago Heyser Beltrán / Quadratín
Soy modelo 47, producto de la postguerra y de una humanidad urgida de encontrarse a si misma después del Holocausto y de las criminales bombas atómicas sobre Hiroshima y Nagasaki. Vengo de una familia religiosa que privilegiaba el creer o el obedecer sobre el razonar o el pensamiento libre y crítico; opté por los segundo a partir de mi adolescencia lo que me creo permanentes conflictos en la familia y en la escuela lasallista donde privilegiaban la disciplina sobre la razón; aún así creo que recibí la mejor educación disponible en esa época y agradezco lo que soy, tanto a mi familia como a mis maestros y a las instituciones educativas en las que estuve, coronado ello con un título de Contador Público de la Universidad de Guadalajara en cuyas aulas imprimieron un sello de socialismo a mi forma de pensar, por lo que suelo anteponer a las personas sobre las cosas y la ganancia y es fundamento de mis luchas y sueños por un cambio de modelo socio económico que privilegie al Ser humano para cambiar el paradigma de competitividad por el de mutua ayuda y colaboración projimal. Santiago A. Heyser Beltrán
Santiago Heyser Beltrán / Quadratín