Teresa Gil

                                                      [email protected]

Los integrantes de un país tiene un papel fundamental en la grandes emergencias que se presentan y la pasividad del encierro es muy valiosa. No es el caso del que “mucho ayuda el que no  estorba”, sino una pasividad contradictoria, porque es actuante: con el encierro se protege más que con la actividad foránea. Con la excepción, claro, de quienes por motivos señalados y ciertos sectores del trabajo,  tienen que actuar fuera en esos momentos ¿Pero que papel deben asumir las estructuras legales que crea la Constitución y que catalogados de entes públicos, están al servicio del pueblo? Son muchos, las universidades entre ellos que ya han definido su posición de diferentes maneras a través del aporte científico y cumpliendo medidas oficiales entre otras ¿Y cual es, a su vez el que están asumiendo los partidos que costarán al país más de 5 mil 239 millones de pesos este año, cuya parte de su definición en el artículo 41 de la Carta Magna implica “promover la participación del pueblo en la vida democrática”? Es obligación  suya en stricto sensu, actuar en esta fase para estimular la participación ciudadana ante un flagelo que nos afecta a todos y que pone en peligro la vida democrática el país, por las consecuencias que puede acarrear. Como personas físicas, sus integrantes está obligados a cumplir las medidas impuestas, pero como personas morales, tienen la obligación de apoyar todas las decisiones que se tomen de la autoridad actuante en la emergencia. Pueden proponer, advertir y coadyuvar, lo están haciendo representaciones desde las cámaras, pero no pueden oponerse ni boicotear decisiones. En tiempos extremos eso implica desacato, la cárcel y hasta acusación de traiciones. Millones de vida están en riesgo.

EL PAN  Y EL MC, LAS OPOSICIONES BELIGERANTES QUE PONEN EN PELIGRO VIDAS

Buena parte de los partidos se ha  mantenido omisa. El mismo Movimiento  Regeneración Nacional (MORENA), partido que lanzó la candidatura  del actual presidente poco brilla en estos momentos, como ente. Son sus integrantes los que se expresan masivamente sobre todo en redes para apoyar las medidas dictadas desde el gobierno. Pero de la misma manera, para oponerse y boicotear lo hacen el Partido Acción  Nacional (PAN) y el Movimiento Ciudadano (MC), a través de sus dirigentes. Quizá sin afiliación formal, pero compartiendo posiciones, lo hacen personajes de la derecha como Gustavo de Hoyos, dirigente de la Coparmex y Claudio González, del Movimiento contra la Corrupción y la Impunidad,  que están apoyando las posiciones de estos partidos en instantes que requieren de la unidad y la solidaridad ante la emergencia. En otros países ya se puso coto y se endureció la ley. Pese a eso, en España, la misma derecha beligerante del Partido Popular, amenaza con oponerse a los decretos que está dictando el gobierno de Pedro Sánchez. España, junto con Italia, es uno de los más afectados. Hasta este momento, la mayoría de los países tiene como obligatorio el encierro, cosa que no sucede en México. 

PRESIÓN DE LA DERECHA PARA QUE EL PRESIDENTE SE ENCIERRE

El Presidente de la República ha advertido sobre las presiones que se ejercen sobre su persona para que se someta a análisis o se retire a confinamiento. El fin  es aislarlo del poder dice. En otros países, entre ellos Alemania, la canciller Ángela Merkel está en cuarentena por orden médica y ya ha sucedido con otros funcionarios de alto nivel. AMLO informa que ha tomado su temperatura y está normal.  No hay síntomas.