Carlos Alberto Monge Montaño.

Cabildo de Morelia aplica el “Año de Hidalgo”.

“Servirse de un cargo público para enriquecimiento personal resulta no ya inmoral, sino criminal y abominable”. Marco Tulio Cicerón (106 a.C. – 43 a.C.) Estadista, abogado, escritor y orador romano.

El Cabildo de Morelia se despachó con la cuchara más grande que encontraron. Con el pretexto de que trabajaron durante la pandemia por COVID-19 se regalaron un bono de 3 meses de salario, al más viejo y lamentable estilo del “Año de Hidalgo”.

Mientras la mayoría de mexicanos atraviesa una severa crisis que incluye la pérdida de empleos debido a la ausencia de apoyos contundentes de los tres niveles de gobierno a sectores laborales, micros, pequeñas y medianas empresas, las autoridades capitalinas sin el menor escrúpulo, se regalaron un bono de fin de trienio.

El propio presidente municipal, Humberto Arróniz Reyes, señaló que “estos bonos están prohibidos en general” y argumentó que “en realidad fue un bono de finiquito de fin de trienio que plantearon los regidores”, que representa un regalo superior a 14 millones de pesos.

Bajo el argumento del propio Arróniz Reyes, el Cabildo mintió para poder regalarse dicho finiquito, toda vez que la propuesta que fue aprobada por unanimidad el pasado 5 de marzo del presente año en sesión extraordinaria, dice que el “acuerdo tiene como espíritu reconocer los trabajos realizados por los servidores públicos municipales, que en ningún momento dejaron de prestar sus servicios durante los últimos 12 meses y hasta el día de hoy, con motivo de la contingencia por el COVID-19 y en favor de los morelianos”.

Dice Humberto Arróniz que no estuvo de acuerdo y que incluso él regresó el bono, pero no mostró documento alguno que así lo avale. Además, señaló que fueron los regidores independientes los que promovieron semejante regalo.

Lo cierto, más allá de justificaciones y pretextos, es que todos los integrantes del Cabildo moreliano votaron a favor:

  • Humberto Arróniz Reyes. Presidente municipal provisional.
  • Labinia Aranda Ortega. Síndico municipal.
  • María Guadalupe Alcaraz Padilla. Regidora. (PT).
  • Rubén Ignacio Pedraza Barrera. Regidor. (Morena).
  • María del Carmen Cortés Cortés. Regidora. (Morena).
  • Ricardo Álvarez Mozqueda. Regidor. (Morena).
  • Maribel Rodríguez Álvarez. Regidora. (Morena).
  • Omar Trujillo Corona. Regidor. (Morena).
  • Gaspar Hernández Razo. Regidor. (Independiente).
  • Susana Melissa Vázquez Pérez. Regidora. (Independiente).
  • Rosalva Vanegas Garduño. Regidora. (PRI).
  • Eleacim David Cañada Rangel. Regidor. (PES).
  • Moisés Corona Anguiano. Regidor. (PAN).

Vale destacar que dicho acuerdo, además de mentir en su justificación, resulta totalmente ambiguo al estipular que gozarán de semejante reparto de pastel “los integrantes del Honorable Cabildo, así como al personal de Confianza que de acuerdo a la periodicidad señalada en el presente punto sea informado por el titular de la Dependencia que deba ser incluido para gozar de la presente prerrogativa”.

Hasta el momento, el ayuntamiento de Morelia no ha transparentado el nombre de los beneficiados del bono. Lo que sí podemos hacer, es un cálculo del monto que cada funcionario y regidor se ha embolsado, en razón del salario mensual que actualmente cobran. Según el alcalde provisional, no se consideró el “Complemento de Dieta” ni “Otras Percepciones”:

  • Presidente municipal: $99,000.00. BONO: 297,000.00
  • Síndico: $98,000.10 más un “Complemento de Dieta” de $39,200.04 Total: $137,200.14 BONO: $294,000.00
  • Regidor: $94,650.00 más “Complemento de Dieta” de $37,860.00 Total: $132,510.00 BONO: $283,950.00
  • Secretarios, tesoreros, contralor y comisionado: $49.893.30 más “Otras Percepciones” de $31,380.82 Total: $81,274.12 BONO: $149,679.90

Y no es todo. El tabulador de mandos medios a superiores del H. Ayuntamiento de Morelia vigente a partir del primero de enero de 2020, también tiene considerado un “Complemento de Dieta de Fin de Año” de 198 mil pesos para el alcalde, 196 mil para el síndico y 189 mil 300 pesos para cada regidor.

En este caso, ningún color partidista se salva, el regalo se aprobó por unanimidad, es decir, incluye a los de Morena que se presumen diferentes, mejores que los políticos de los partidos donde en su mayoría, ellos también militaron en el pasado.

Desgarrarse las vestiduras en discursos, prometer que serán mejores, que acabarán con abusos y privilegios, resulta extraordinariamente sencillo, lo complicado es ser congruentes.

Conste que la Ley de Remuneraciones vigente en el estado, establece que “ningún servidor público puede recibir más remuneración que la fijada en el presupuesto respectivo”.

Evidentemente hay lagunas que permiten abusos e impiden la rendición de cuentas. Veremos si hay algún partido que se atreva en el Congreso del estado y/o en el cabildo, a llevar a cabo reformas legales que prohíban con claridad y contundencia la entrega de bonos, nóminas ocultas, aguinaldos abusivos y otros, así como a sancionar ejemplarmente. Para empezar, sancionar a los que ya se regalaron y cobraron el bono en mención.

Por lo pronto, estimado lector moreliano, ¿usted está de acuerdo en regalarles casi 300 mil pesos a cada uno de los funcionarios, regidores y personal de confianza del ayuntamiento capitalino?

Con la esperanza de que haya una próxima vez… me despido, gracias.