Acaban de iniciar los Juegos Olímpicos en Brasil y mucha de la atención mundial estará centrada en esta competencia deportiva que alberga miles de deportistas que llegan a una de las citas más importantes de su vida como deportistas. En contraste a esto el clima de inseguridad en Michoacán seguirá teniendo un foco de atención desgastado y poco focalizado debido a la cantidad de años en los que el estado ha y seguirá viviendo un clima de inseguridad y de enfrentamientos por parte del crimen organizado y la Policía Federal, Ejército, Marina, etc.

Las olimpiadas acogen deportistas de talla mundial que pueden salirse un poco de lo común y de la expectativa que tenemos de los demás deportistas profesionales que todos conocemos, en el sentido en que muchos de los deportistas olímpicos no siempre se dedican de tiempo completo a la práctica y desarrollo de sus habilidades deportivas, sino al contrario, muchos de estos tienen que tener trabajos de medio tiempo para poder seguir preparándose y obtener los recursos necesarios para tener el equipo necesario, esto contrastando con equipos como el de Basquetbol de Estados Unidos el cual está repleto de estrellas que tendrán trato preferencial a los demás competidores como lo es su hospedaje en un barco de lujo. Mientras en Michoacán la inseguridad está comenzando a ser la misma que la experimentamos hace pocos años, en la cual los integrantes del crimen organizado salían de lo esperado ya que estos rondaban pequeños municipios sin parecer temer de la autoridad ya que no se les notaba preocupados por permanecer en el anonimato, al contrario de otros delincuentes que defienden su identidad ya que de esta depende su libertad.

Estos juegos son un lugar donde muchos sueños llegan buscando ser convertidos en realidad, donde las ilusiones de deportistas y de los ciudadanos de los países representados vuelven a llenar a las personas de alegría y de esperanza de poder llegar a ver como su himno nacional es sonado al mismo tiempo que la bandera se iza en lo más alto de los estadios; y contrastando completamente en esta ocasión Michoacán es un estado donde muchos de los sueños y aspiraciones de los ciudadanos se ven mermados, obstaculizados y algunas veces destruidos por la inseguridad, ya sea debido a la falta de recurso que el estado presenta, o por como la inseguridad ha cambiado la manera en que se desarrollan los trabajos en las zonas más problemáticas o peor aún, cuando algún secuestro, extorsión y/o asesinato se presenta en alguna familia que llegan a detener por completo sus esperanzas de llegar a tener una calidad de vida donde la seguridad y el empleo bien pagado es fundamental.

Solo duran dos semanas y serán dos semanas de grandes enfrentamientos, donde se espera que los deportistas mejor preparados y los que más se han esforzado lleguen a conquistar las medallas de oro. En Michoacán esperemos que la inseguridad sea disminuida como sucedió hace 3-2 años y que esta vez sea definitiva, situación que no se espera suceda en el corto plazo.