Atención

Con el propósito de ofrecer una mejor experiencia dentro de nuestro sitio web, le sugerimos que actualice su navegador, ya que usted cuenta con una versión de internet explorer antigua, que ya no tiene soporte por parte de microsoft y que representa un riesgo de seguridad para usted.

Sigue nuestra transmisión en vivo.
Click para seguir la transmisión
x
Foto: Archivo

Ignominia/Fernando López Alanís

Fernando López Alanís/Quadratín
 
| 12 de octubre de 2018 | 11:46
 A-
 A+

La ignominia del 12 de Octubre de 1492. Un documento sobre los horrores y explotación de la conquista y colonización de los originarios pueblos Americanos por los Europeos Cristianos, atribuido a Evo Morales, circula por las redes desde unos años atrás. Citado por Luis Britto García, Evo habría dicho a los Europeos: “Consta en el Archivo de Indias, papel sobre papel, recibo sobre recibo y firma sobre firma, que solamente entre el año 1503 y 1660 llegaron a San Lucas de Barrameda 185 mil kilos de oro y 16 millones de kilos de plata provenientes de América”, si nosotros cobráramos el 10 por ciento de interés considerándolos como préstamo y no como robo, tendrán que devolvernos cantidades que superan el peso del planeta tierra. Y agregó: “Muy pesadas son estas moles de oro y de plata, ¿Cuánto pesarían, calculadas en sangre?”

Veamos. Los historiadores utilizan frases como “colapso demográfico” o palabras como genocidio para explicar esa sangre (vida) derramada en América Hispana y Portuguesa, calculada entre 90 y 115 millones de seres humanos de 1492 a 1595 masacrados por los europeos. Sólo en el área de Mesoamérica (México) se calcula que entre 1521 y 1595 fueron asesinados unos 20 millones de indígenas. Fray Bartolomé de las Casas calcula que sólo en el área central de México mataron a 4 millones. ¿Cómo? Primero por la inhumana conquista armada (a esto algunos llaman el “carácter brutal de la conquista”), segundo por enfermedades como la famosa viruela, como la influencia, la peste y la asquerosa sífilis; y tercero, por la explotación despiadada (Dudaban convenientemente de que los indígenas fueran humanos, y ahí están las discusiones en la Univeridad de Salamanca para probarlo). Esa injusta sobre explotación, que realmente se llama esclavitud, es el “uso y abuso” del ser humano como objeto, o como animal. ¿Justificación? Ninguna. ¿Explicaciones? Sólo dos: la ambición desmedida y la superioridad de las armas asesinas de los Europeos.

Para nuestro tiempo no es bueno quedarnos sólo en el recuerdo y la desaprobación de aquellos horrores (pero que jamás debemos olvidar), sino con esa base construir para nosotros y nuestros hijos una sociedad más justa culturalmente y equilibrada en la distribución de la riqueza, lo cual debemos hacer posible ahora con cimientos de Valores Humanos, con principios de colabración, de solidaridad, de mutúa comprensión, y con el esfuerzo individual y colectivo.

Piénsale, Amigo y Hermano lector, y decide buscando el bien personal, el social y el general de nuestra patria. Que así sea.

Comentarios

Notas relacionadas

Principales