El Encuentro de Neuronas, se llevó a cabo en la Plaza del Carmen, en el corazón de Morelia, un evento cultural y artístico que estuvo planeado con un mes de anticipación, por poetas, promotores culturales, luchadores sociales y artistas de artes visuales.

El Encuentro de Neuronas tuvo como propósito, brindar espacios para la reflexión desde el arte y la cultura a los procesos sociales que se encuentran vinculados con la violencia, la diferencia de trato social y con aquellas prácticas colonizadoras y clasistas que ofenden la dignidad de las personas.

Con un programa  de trabajo cuyo enfoque fue multidisciplinario y antropológico, pero sobre todo partiendo de compartir experiencias desde los derechos humanos, la dignidad y los valores, se logró amalgamar distintos posicionamientos académicos, artísticos y culturales.

El programa fue arropado por distintas expresiones y actores sociales, a él se sumaron personajes de la vida culturales moreliana como Sergio Omar García, promotor cultural y quien dirigió el Programa Cultural de Encuentro de Neuronas: persona generosa, responsable y que convoca a la unidad y al encuentro de voluntades.

Entre los participantes, en orden de su presentación: Gerardo Herrera, luchador social, quien hablo sobre la importancia de la paz social, él destaco que la paz no es ausencia de violencia, sino la capacidad de la humanidad de resolver conflictos en equidad a través de utilizar el diálogo, la tolerancia, el respeto, la inclusión, la convivencia que nos permita llegar a la paz social; Cilia Meza, impulsora del cuidado, respeto y promoción de la estética de la orquídea; La señora Silvia Hernández avanzo en sus reflexiones desde el alma y lo espiritual, como expresión de la sanación del cuerpo, la mente y los sentimientos, un acercamiento al hermanamiento social; jóvenes de las cabeceras municipales de Queréndaro, Charo e Indaparapeo deleitaron a chicos y grandes con la ejecución de artes expresivas del cuerpo y acrobacias a través del ejercicio del Crow.

Asimismo nos permitieron escuchar a  Elizabeth Soto y Alfredo Anguiano, quienes expresaron sus compromisos con personas con discapacidad y del apoyo brindado a través del deporte en las zonas rurales de Tzitzio y Morelia; por su parte Maryory y José Luis Pineda nos permitieron entrar a su corazón para escuchar la importancia del Buen Vivir, una visión que rompe con los paradigmas colonizantes y que permite regresar a nuestros origenas más sanos, más auténticos, más nuestros.

Por otro lado, tanto Marisol García, como su pequeña hermana Liliana, deleitaron con danzas del Mundo, ejecuciones artísticas que expresan con el cuerpo la generosidad que nos da la vida, aun en el duelo de tener una enfermedad como el Cáncer de Mama o bien el Lupus. La danza expresaron da fuerza, manifiesta vitalidad, reconforta y permite caminar con dignidad y con una mente abierta para la vida, siempre de frente a la vida.

En un proceso de alineación, también Jenny y su hermana quienes llegaron desde Indaparapeo,  bailaron danza Árabe; la cadencia y sus  emotivas contorciones nos remiten a la elasticidad del cuerpo, como de la vida,  en un permanente ir y venir para construir la felicidad y el entendimiento entre los cuerpos.

Jacinta Caballos, poetiza, dramaturga, deleito con sus poemas que nos abrazan desde el corazón, cuando son producto de la vitalidad con que se vive en una realidad que devasta los cuerpos y la humanidad. Jacinta es la poeta que recupera las emociones perdidas de la calle, es la poeta que le escriba a lo cotidiano, es la poeta moreliana aclamada y respetada por muchos y muchas.

Por su parte, Gerardo Ulibarri, científico,  presentó la ovillanta, para combatir a los mosquitos que son causantes de diversas enfermedades principalmente en las zonas de tierra caliente, aunque cada vez más se dejan sentir aquí en Morelia, actualmente desarrolla sus proyectos en Troncones, Guerrero.

La organización Ángel de Corazón porque te nace ayudar, A.C.,  y Catarsis, A.C. presentaron información con su oferta social, e invitaron al Primer Festival de la Inclusión el día 1 de abril en la Plaza del Carmen, con un programa cultural importante para la promoción de la inclusión social.

En tanto que Fernando Luna, artista plástico, presento diversas piezas en distintos tamaños y formatos, llamando la atención, uno de ellos relacionado con las costumbres morelianas y sus fiestas de Carnaval y el Torito, majestuosos caballos y otras expresiones de la vida y lo estético de la naturaleza.

Con esto, concluye un importante trabajo de promoción de cultura, de acciones artísticas, deportivas, lúdicas, literarias y narrativas, que nos abrazan para decirnos lo importante que somos en este cosmos, en esta tierra que es nuestra casa y que debemos cuidarla.

En el Encuentro de Neuronas, estuvieron presentes miembros de la Universidad UIP de Puebla, campus Morelia, de la Universidad Michoacana, así como personas que se animaron a trasladarse de Queréndaro, de Zacapu y de distintas colonias de Morelia, también participaron de manera espontánea hombres y mujeres que se encontraban ahí en la Plaza del Carmen y que tenían mucho que decir de la vida, de su cotidianidad, de su persona, de la otredad.

El evento concluyó entre sonrisas y compromisos, entre amistades refrendadas y actos de generosidad, la próxima parada será en Queréndaro, en el mes de Abril.