Jornada de terror en Texistepec: 3 muertos, empresarios y organismos públicos exhibidos

(1)

TEXISTEPEC, VERACRUZ; 16 de abril.- Alrededor de las 22:30 horas Delia “N” entró en contacto con tres vecinos que deseaban llegar a la “Portada 2” de lo que en las décadas de los 70s y 80s fue la Compañía Exploradora del Istmo (CEDI); histórica factoría azufrera. Quince minutos más tarde diez personas –entre ellas Delia “N” y sus acompañantes- lucían amordazados, amenazados con pistolas frente a su cabeza, privados de su libertad…

La del lunes santo fue una jornada particularmente violenta en este municipio popoluca del sur de Veracruz, cuna de la cultura Olmeca y albergue del sitio arqueológico “San Lorenzo Tenochtitlan”: a Delia “N” y sus compañeros los liberó la policía municipal cerca de las 23:30 horas; poco más tarde, a las 02:00 horas del martes santo tres hombres fueron asesinados y uno más resultó herido en el rancho “El roblar”, sobre las inmediaciones con el municipio de Jáltipan.

Más aún: dos vecinos de Texistepec que viajaban en una camioneta oficial y se proponían transportar a otros dos texistepecanos a la “Portada 2” de la vieja CEDI, fueron “levantados” y llevados a un rancho por el rumbo del “Roblar”.

No hay datos precisos sobre la identidad de quienes agredieron a Delia “N” y sus compañeros –estaban encapuchados-; tampoco se sabe a ciencia cierta si éstos “levantaron” a los cuatro que viajaban en una camioneta del Ayuntamiento y mucho menos si ambos grupos participaron en el enfrentamiento que arrojó la muerte de tres varones y dejó un herido.

Entre las seis y siete horas del martes -de una semana santa y sangrienta- ocurrieron dos sucesos más de los muchos que poblaron esta jornada: autoridades ministeriales de Acayucan acudieron al levantamiento de los cadáveres en “El roblar”; mientras que a Texistepec llegaban caminando los dos viajeros originales de la camioneta oficial, secuestrados durante la madrugada.

Las dos personas que recogieron y no pudieron conducir a la “Portada 2” se trasladaron por agua –algún arroyo- a sus comunidades en la zona rural de Texistepec.

Los cuatro fueron liberados luego de su privación ilegal de la libertad y se salvaron de morir en el enfrentamiento del “Roblar” que habrían protagonizado vigilantes de maquinaria pesada que la empresa “LIM del Puerto” guarda allí y gente armada de la que se desconoce su identidad.

“Los levantados” escaparon hacia Coacotla, comunidad rural del municipio de Jáltipan y luego retornaron con la luz de la luna a sus casas.

EJIDATARIOS, LIM DEL PUERTO, PEMEX, POBREZA, CANCER, MUERTE

El domingo de ramos, un representante de la empresa LIM del Puerto que en el año 2016 firmó un contrato con Petróleos Mexicanos para extraer desechos de azufre y chapopote –derivado de petróleo- de lo que fue CEDI, acudió a una asamblea del Comisariado Ejidal en Texistepec.

El comisariado Julián Reyes García, convocó al encuentro donde los empresarios ofertaron beneficios sociales exclusivamente para los ejidatarios a cambio del rescate del acceso a la paralizada CEDI, que vecinos de Texistepec –no ejidatarios- bloquean en la “Portada 2” desde enero del 2019.

  • 4 médicos
  • Becas para carreras por línea con una Universidad de Monterrey.
  • 1 Ambulancia
  • Rehabilitación del Salón Ejidal
  • Creación de un consultorio médico

Constituyen la oferta de LIM del Puerto que desde el 2016 extrae material útil para fabricar asfalto y crear o rehabilitar carreteras, sin haber entregado hasta hoy un solo peso a las autoridades municipales de Texistepec ni al gobierno de Veracruz.

La mañana del lunes santo un grupo de ejidatarios encabezados por Julián Reyes García se presentó en la “Portada 2” y machete en mano amenazó a sus vecinos exigiendo liberasen la entrada y entregaran los terrenos que se han adjudicado para crear sus propios espacios de trabajo dada su condición de campesinos sin tierra.

Imperó el diálogo y no hubo enfrentamiento sino el compromiso de un próximo encuentro.

El alcalde de Texistepec, Saúl Reyes, se encuentra en la ciudad de México donde acude por quinta ocasión a la Torre de PEMEX para solucionar la madeja grave que representa una empresa cerrada a partir de los años 90s –durante el sexenio de Carlos Salinas de Gortari- cuyo territorio de centenares de hectáreas contamina aire, agua y tierra a partir de 2 mil 600 pozos, entre los cuales una importante cantidad expulsa gases y ácido sulfhídrico.

Dichos pozos, así como las lagunas y arroyos que CEDI utilizó en su momento para arrojar remanente de carbón surgido de su sistema de extracción de azufre, fueron “cerrados” como parte de una multimillonaria remediación impulsada a partir del 2001 -en el sexenio de Vicente Fox-  y extendida durante los gobiernos de Felipe Calderón Hinojosa y Enrique Peña Nieto.

El resultado es evidente: en la actualidad Texistepec no tiene acceso a agua potable, sus ríos contaminados por los pozos activos envenenan a la gente, sus cultivos y su ganado.

El alcalde Saúl Reyes afirma que han ocurrido muertes provocadas por cáncer derivado de la contaminación durante más de medio siglo.

En este contexto, la empresa LIM del Puerto argumenta –con veracidad- haber firmado un convenio con PEMEX para extraer desechos, no para pagar por ello al Ayuntamiento y tampoco con el compromiso de atender una contaminación añeja y mal atendida.

Por su parte, los vecinos de Texistepec que no son ejidatarios bloquean el acceso al área de trabajo de LIM del Puerto en demanda de alguien elimine la contaminación que padecen y también para ser reconocidos en la repartición de tierras que –por si faltara un problema- PEMEX entregó al Tribunal Agrario de Veracruz a fin de constituir el ejido Francisco I Madero.

Los beneficiarios fueron campesinos de Cosoleacaque que recibieron certificados de parte de la Procuraduría Agraria.

Estas acciones, empero, no son reconocidas por los ejidatarios de Texistepec que reclaman las tierras de CEDI como propias.

Terceros en discordia, los vecinos de este municipio que bloquean la “Portada 2” desde enero se ha posesionado de espacios sin el reconocimiento –hasta hoy- de ninguna autoridad; aunque las instituciones involucradas en esta historia desde la década de los 70s sólo parecen haber creado una bomba de tiempo que estalla cincuenta años más tarde.

El nombre de José Luis Flores apareció durante la privación de la libertad de “Delia” N y sus compañeros –eran nueve, afirma-.

Campesinos entrevistados la tarde del martes en la “Portada dos” asocian dicho nombre con algún funcionario de la empresa LIM del Puerto.

Reporteros de Acayucan que se trasladaron a Texistepec la noche del lunes y la madrugada del martes estuvieron en el sitio donde mataron a tres personas, habrían visto allí a José Luis Flores.

Este les “recomendó” ir a un sitio cercano donde estaba una camioneta oficial del Ayuntamiento de Texistepec.

Era la que usaban empleados que recogerían a gente para llevarla a la “Portada 2” y que fueron “levantados” por bandoleros no identificados.

Las dudas son múltiples:

  • ¿Por qué PEMEX otorga un contrato a LIM del Puerto ignorando –presuntamente- que CEDI nunca se remedió y es actualmente un foco de contaminación causante de muertes en un pueblo de origen prehispánico?
  • ¿Hay vínculos entre los grupos armados que: a) secuestraron y golpearon a Delia “N” y sus 9 compañeros; b) “levantaron” a los cuatro ocupantes de la camioneta oficial; c) se enfrentaron en el rancho “El roblar” con saldo de tres muertos y un herido?
  • ¿Qué papel juega la Procuraduría Agraria en un caso donde campesinos de Cosoleacaque tienen los papeles del ejido Francisco I Madero pero ejidatarios de Texistepec tienen la posesión de las tierras y vecinos de Texistepec bloquearon el acceso a LIM del Puerto al mismo tiempo de agenciarse una parte de las tierras en disputa y contaminadas?
  • ¿Ya se interrogó al herido durante la balacera en el “Roblar”?
  • ¿Identificó a los muertos y a los distintos grupos participantes en esta jornada de terror?
  • ¿En realidad es un solo grupo que realizó operaciones en distintos horarios con un solo fin?
  • ¿Cuál sería tal objetivo, en ese caso?