Atención

Con el propósito de ofrecer una mejor experiencia dentro de nuestro sitio web, le sugerimos que actualice su navegador, ya que usted cuenta con una versión de internet explorer antigua, que ya no tiene soporte por parte de microsoft y que representa un riesgo de seguridad para usted.

Sigue nuestra transmisión en vivo.
Click para seguir la transmisión
x
Foto: Especial

Charros/Fernando López Alanís

 
| 14 de noviembre de 2017 | 11:38
 A-
 A+

“Vestirse de Charro es vestirse de México”. Estuve en Zitácuaro, población oriental del Estado de Michoacán, México, para asistir a una charla sobre la historia de la charrería en esa población, la cual además de ilustrarnos a quienes ahí estuvimos, nos deleitamos con sabrosas anécdotas y nos ayudó a comprender mejor ese sentido profundo de nuestra nacionalidad.
El expositor, maestro Javier López Nateras, ha vivido esa historia, pues desde los once años, cumplidos por allá a principios de los años de 1960, se subió a un caballo y con su padre, don Pepe, y su tío, don David, formó parte del grupo fundador, “Asociación de Charros José María Morelos”, que llegó a tener una presencia importante en las competencias charras donde se presentó. Un hermano suyo, Rafael, por esos años llegó a ser “Charro Completo”, es decir, que fue un triunfador en todas las suertes de la charrería. Ha sido el único charro completo de Zitácuaro, y el único michoacano que lo logró en aquellos años. Por su parte el maestro Javier se especializó en una suerte muy peligrosa: el paso de la muerte, que consiste en pasarse en plena cerrera “a pelo” de un caballo a una yegua bruta y mantenerse en ella hasta que deje de reparar. 
La presentación del maestro Javier López incluyó explicaciones sobre el traje charro “de faena” y de gala, sobre la silla de montar, las espuelas, la reata, y algo que siempre a todos nos enamora: “la escaramuza”, evoluciones y suertes a caballo donde las mujeres lucen sus habilidades y su valentía. Al final un charro nos dio una demostración del “floreo de la reata” y para cerrar con su pareja bailaron “El Jarabe Tapatío”, ¡Ajúa!
En miles de poblaciones de México hay una historia que contar sobre charros y caballos. Zitácuaro tiene la suya: sus jinetes pelearon por la Independencia y protegieron la “Suprema Junta Nacional” (1812), primer ensayo de gobierno democrático en el naciente México; combatieron por La Reforma (1857) y contra la Intervención Francesa (1964): fueron de aquellos Guerreros Chinacos que carentes de recursos, hambrientos, sin uniformes, llegaron a formar, gracias a su coraje y valentía, ejércitos que disciplinados llegaron a triunfar en las guerras que emprendieron por la libertad y la dignidad de su pueblo. ¡Honor a ellos! 
La exposición del maestro Javier López incluyó los Valores de un Charro, que me parece debemos tener siempre presentes todos los mexicanos, pues en realidad forman parte de nuestra esencia nacional: “en cada charro, un hermano” (en cada mexicano, un hermano, de ahí) la solidaridad y el trabajo en equipo, valientes hasta la temeridad, gallardía, honradez y honestidad hasta el sacrificio, independientes pero obligados por la amistad hasta “quitarnos la camisa por un buen amigo”, religiosos sin fanatismos, amor a la familia, cumplimiento cabal de los juramentos a la Patria Mexicana; por eso un charro saluda siempre con respeto a la Bandera Nacional, y de pie, la mano en el corazón y descubierta la cabeza siempre escucha y canta el Himno Nacional. Son guardianes y un fuerte reducto de nuestras tradiciones y de nuestro honor como mexicanos.

https://www.facebook.com/flopezalanis