Con la contundencia que la caracteriza, Olga Sánchez Cordero, ex ministra de la Suprema Corte y propuesta por Andrés Manuel López Obrador como secretaria de Gobernación, explicó en qué consiste la amnistía que ofreció el tabasqueño en su campaña.

Al dar nuevos detalles sobre la forma en que podría funcionar la amnistía para delincuentes, explicó que no se podría incluir a quienes hayan cometido delitos de alto impacto, como: delitos lesa humanidad, tortura, homicidios, violación, trata de personas, desapariciones, extorsión y secuestro.

Habrá que recordar que México ha signado varias convenciones internacionales que impiden que México establezca una ley de amnistía para delitos de alto impacto, como los arriba señalados.

Digno de mención resulta destacar que también el nuevo gobierno tiene pensado implementar una ley de reducción de penas, lo que sin duda beneficiaría a cientos de campesinos que siembran marihuana o acusados por casos de narcotráfico.

En la entrevista también reveló la futura inquilina de la Casa de Bucareli-por cierto, la primer mujer en ocupar ese cargo-en que se prepara una iniciativa para despenalizar la siembra, producción y venta de marihuana.

La desesperación de muchos familiares de personas desaparecidas le han pedido,según reveló, que están dispuestos a otorgar amnistía a delincuentes si estos revelan dónde están las víctimas, lo que resulta escalofriante, pero que sin duda traería paz a miles de padres de familia que desconocen el destino de sus seres queridos.

Así las cosas, la amnistía de López Obrador, que tanta intranquilidad causó entre la sociedad, consiste simplemente en la aplicación de la ley y el restablecimiento del Estado de Derecho, inexistente por cierto, desde hace muchas décadas.

Veamos con confianza, pero con actitud crítica, los cambios que vendrá sufriendo el país a partir del primero de diciembre próximo.