Día con día el impacto de las redes sociales es más y más contundente. La libertad de información es sinónimo también de libertad de desinformación; en esta vació muchas personas encuentran el espacio ideal para lograr generar percepción sin importar el contenido. A veces es utilizada impropiamente la mala costumbre que tenemos de leer poco y hablar efusivamente mucho.

 

Un ejemplo de ello ha sido la Ley General del Sistema Nacional Anticorrupción y de Responsabilidades Administrativasmejor conocida como ley 3 de 3, Ley que causo revuelo social por “no ser aprobada” así como un odio al PRI por no aprobarla; cuando el análisis recae solo en la percepción que se lee en las redes sociales evidenciamos nuestra falta de interés por lo que acontece en nuestro país, pues si bien es cierto que las decisiones pueden ser o no cuestionables; analizar y generar un criterio en base a las olas de percepción, no siempre es lo más correcto.

 

La Ley General de Responsabilidades Administrativasfue aprobada en lo general con 94 votos a favor. Posteriormente el PAN propuso la modificación del Artículo 29 que proponía la máxima difusión de las tres declaraciones: fiscal, de intereses y patrimonial y en un formato político, caso que con 59 votos en contra (PRI, PVEM y 1 Independiente) y 51 a Favor no se aprobó. Diversos motivos puede haber para que esto haya sucedido, tanto que sea un artículo que va en contra la seguridad de los servidores públicos como que no fueran los políticos los que elaboraran el formato si no los ciudadanos tal y como lo pidió el representante legal de los ciudadanos que presentaron la ley 3 de 3el Lic. Bojórquez, o simplemente por opacidad.

 

Independientemente de los motivos que hubiera para votar en contra de esta modificación al artículo 29 de la Ley General de Responsabilidades Administrativas, parece sorprendente que los Partidos a Favor de esta modificación (PAN, PRD) siendo mayorías, fueron saliendo sus senadores coincidentemente justo antes de la votación, ¿Demagogia? Un evidente discurso de lado de la ciudadanía y en el momento en el que lo podrían lograr su objetivo simplemente no se presentaron para con ello perder. ¿Y quién los recuerda a ellos? ¿Nos quieren ver la cara? ¿un día se abrazan a la bandera y al discurso de la ciudadanía y al otro simplemente se retiran antes de decidir? Es bastante molesto ese doble discurso, pero aún más molesto ponerlos en un pedestal de luchadores sociales cuando es una gran infamia lo que cometieron.

 

“Salí por un asunto personal dos horas antes, pensando que iba a durar mucho más el debate”, explicó el Senador Panista Héctor Larios….

 

Por otra parte,siempre la transparencia y la rendición de cuentas será bueno, así como también sería muy bueno aplicarla para particulares que reciban recursos públicos bajo cualquier modalidad contractual, solo que esto último al sector empresarial se le propuso y no le gustó, entonces… ¿promueven la transparencia y legalidad del recurso publico excepto cuando tiene que ver ellos? Debemos que ser congruentes, hoy martirizamos y crucificamos, pero el contexto es más profundo que lo que mediáticamente se dice.

 

Sin duda la ciudadanía y los legisladores nos vamos con una tarea profunda de buscar un mecanismo de transparencia que permita tener certeza de seguridad e integridad de las personas a las que aplique esta ley con alguna futura adecuación, pues el recurso público es de interés de todos.

 

Al tiempo