• Cuando Miguel Angel Yunes Linares quiso encarcelar a Elba Esther Gordillo
  • La investigó, integró expedientes y los ofreció a la Secretaría de Gobernación
  • La Maestra fue enterada, confesó a los traidores y acudió con Felipe Calderón

 

 

De las traiciones políticas de Miguel Angel Yunes Linares hay constancias públicas.

 

Histórica es su guerra contra Elba Esther Gordillo, cuyas declaraciones muturas involucran muchos millones de pesos como pago de favores y sacados del erario para beneficio de uno u otra.

 

Fue el final de una relación intensificada desde el Partido Revolucionario Institucional (PRI), donde ella despachaba como secretaria general y él como director jurídico del Comité Ejecutivo Nacional deRoberto Madrazo Pintado.

 

Ella sacó su candidatura contra viento y marea –contra el mismo Madrazo-, lo llevó a la Cámara de Diputados en 2003, lo hizo su segundo en la bancada tricolor y desde ahí lo proyecto hasta el gabinete ampliado en en la administración de Vicente Fox.

 

Y sin embargo…

 

Vayamos a los hechos y dejemos para el final de este texto la descripción de la deslealtades de Yunes Linares en voz de ella ante un testigo de calidad, el ex presidente Felipe Calderón.

 

A la historia:

 

Cuando hicieron públicas sus corruptelas, en julio de 2011, el veracruzano acusó a la chiapaneca de pretender “corromper” al Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), cuya dirección ella le consiguió.

 

Le pidió plazas a granel para incondicionales suyos y la entrega de 20 millones de pesos mensuales… del ISSSTE, obvio.

 

A esto Gordillo respondió con señalamientos curriculares de Yunes Linares:

 

 

-Es un represor, pederasta y ladrón.

 

Nada más.

 

 

EL EXPEDIENTE OFRECIDO POR YUNES

 

 

Antes de los señalamientos públicos, Miguel Angel Yunes Linares se sintió perseguido por su ex mentora.

 

Entonces decidió actuar a fondo.

 

Acudió acompañado del ex director de la Lotería Nacional (Lotenal), Francisco Yáñez, ante el entonces secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont, para apostar su resto contra Elba Esther Gordillo.

 

Palabras más, palabras menos, confirman testigos de aquella historia, les propuso detener a La Maestracon cargos de desvío de recursos públicos, enriquecimiento ilícito, uso patrimonialista del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) y otros cargos.

 

Nada nuevo: hoy están en los procesos en contra de la política chiapaneca.

 

El tenía toda la información y las pruebas para ponerlas a su disposición, les aseguró.

 

Enterada, Gordillo llamó a cuentas a su antiguo protegido, Francisco Yáñez, y sacó detalles de toda la estrategia diseñada por Yunes Linares e instrumentada por ellos para quitarle su libertad.

 

Yáñez aportó todos los elementos.

 

Con ellos, Gordillo acudió a hablar con su amigo Felipe Calderón.

 

Le informó del plan secreto y abundó contra Yunes Linares:

 

-Yo lo rescaté cuando no era nadie. Lo llevé al gabinete de Vicente Fox, lo promocioné contigo como director del ISSSTE y mira cómo actúa ahora.

 

Elba Esther salió inmune de su visita presidencial.

 

 

“NECESITAS UN DURO EN SEGURIDAD”

 

 

1.- ¿Cómo consiguió Elba Esther Gordillo la incorporación de Miguel Angel Yunes Linares al gabinete de seguridad?

 

Vicente Fox advertía problemas y, en consulta con La Maestra, ella le ofreció el remedio:

 

-Lo que necesitas, Vicente, es un hombre duro. Ahí Yunes.

 

Y así llegó al Consejo Nacional de Seguridad Pública (CNSP) y luego a la subsecretaria penitenciaria, para acrecentar su leyenda negra.

 

2.- Escándalo en Tamaulipas.

 

Al candidato panista Francisco García Cabeza de Vaca cada día le descubren más bienes y lo nuevo son dos ranchos en Soto la Marina con valor estimado en 104 millones de pesos.

 

A ese paso va a superar en riquezas al nopal.

 

Y 3.- a algunos les parecerá poco, pero ya está aprobado el Código de Etica para los diputados, quienes deberán normar su conducta a los principios de honorabilidad, imparcialidad, honradez y profesionalismo.

 

Buena idea de la legisladora Carolina Monroy, quien además es secretaria general del PRI, de atender este reclamo ciudadano, pero ¿hace falta plasmar estos requisitos en una ley?

 

¿No bastaría con la aplicación llana de la ley?