Diferentes estructuras operativas con un mismo marco jurídico se han pronunciado a favor de los matrimonios igualitarios y ahora también por el concubinato para regularizar las relaciones entre personas del mismo sexo.
De esta manera, los órganos autónomos de derechos humanos, así como la Suprema Corte de Justicia, incluso la Comisión Permanente del Congreso de la Unión,  han impulsado acciones en el marco de la ley para señalar actos de discriminación y de violación a los derechos humanos de la población Lésbico, Gay, Bisexual, Transexual, Transgénero, Travesti, e  Intersexual (LGBTTTI) en materia de matrimonio igualitario y de concubinato (ahora en el Estado de Nuevo León).
Así las cosas, si bien hemos avanzado en el Distrito Federal, en Coahuila, Nayarit, en Quintana Roo y en Jalisco en regularizar el matrimonio igualitario en sus códigos, es también cierto que el mismo se ha judicializado en todo México, menos en Zacatecas y Tlaxcala; por otro lado continúa una lucha cruenta en distintas partes de México impulsando que se dé el matrimonio igualitario y ahora el concubinato igualitario.
Hoy mismo la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), a través del ministro Arturo Zaldívas Lelo de la Larrea se pronunció porque el gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez Calderón, valide el matrimonio entre ciudadanos del mismo sexo; este pronunciamiento se da luego que el ex gobernador Rodrigo Medina de la Cruz, impugnara el fallo de un juez a favor del matrimonio igualitario.  
El principal argumento es  que el artículo 291 del Código Civil de Nuevo León limita la institución del concubinato a parejas de distinto sexo, y adicionalmente se trasgrede otro derecho el derechos de igualdad y no discriminación, la identidad, el libre desarrollo de la personalidad y la protección de la organización y desarrollo de la familia.
La SCJN acordó solicitar a las autoridades de Nuevo León corregir dicha impugnación, pues es “doblemente discriminatoria” al impedir las uniones entre personas del mismo y privar a un sector poblacional de los beneficios del matrimonio.
Igualmente la SCJN en el 2016 tendría que resolver dos asuntos más, uno en Jalisco ya resuelto al ser aprobado el Matrimonio Igualitario, y otro más que tendrá que resolver y que  es la reforma a la Constitución de Baja California del 31 de diciembre de 2014, quien señala que el  “El Estado reconoce y protege la Institución del Matrimonio como un derecho de la sociedad orientado a garantizar y salvaguardar la perpetuación de la especie y ayuda mutua entre los cónyuges, satisfaciéndose este solamente, mediante la unión de un hombre con una mujer”.
En Michoacán desde ya se han pronunciado las diferentes fracciones parlamentarias y la Junta de Coordinación Política de la LXXIII Legislatura sobre el matrimonio igualitario; una vez que el Papa Francisco se ha retirado de México y Morelia, Michoacán, al parecer el día de mañana las y los diputados nuevamente abordaran el tema en tribuna, aunque a decir de los medios nadie de las fracciones parlamentarias se quiere quedar sin presentar sus propuestas de modificación al Código Familiar para dar paso al matrimonio igualitario y el concubinato.
El día de mañana 19 de febrero, seguramente las fracciones presentaran sus propuestas, aunque a saber de la Comisión de Puntos Constitucionales ya se tiene un dictamen relacionado con el tema.
Así vemos activos a los diputados y diputadas como Rosa María Torres de la Torre, Daniel Moncada, también a la fracción del PAN, quienes presentaran alguna propuesta.
En lo que se presenta y se aprueba o no el dictamen; pero también en lo que  se recogen dichas propuestas de las fracciones parlamentarias y se envían a comisiones unidas, no estoy seguro de que mañana sea ese día que tanto hemos anhelado cientos de personas de la diversidad sexual que hemos luchado por este espacio y reconocimiento en los marcos jurídicos locales.
Por lo pronto en Michoacán y desde el 2006, Grupo de Facto Diversidad Sexual en Michoacán presento la propuesta de Ley de Sociedad de Convivencia, misma que fue aprobada e incluida en el Código Familiar en el 2015, y después en el 2010 presentamos el matrimonio igualitario y el concubinato igualitario que no ha procedido por la vía legislativa y si por la vía judicial, donde ya se tienen cinco matrimonio igualitarios realizados en Michoacán en el Registro Civil de Morelia y Zamora.
Han sido muchos y muchas los que hemos luchado en contra de la opresión y la invisibilidad de una sociedad disidente sexual; hoy en México se avanza y acompañados por las autoridades federales judiciales, órganos autónomos de derechos humanos, y la propia Comisión Permanente del Congreso de la Unión, sabemos que pronto en Michoacán se legislara en esa materia. Y será un prejuicio menos, tal vez el último que caerá frente a la dimensión universal de los derechos humanos.
A todos y todas, estemos pendientes de este acontecimiento  que transformará la vida democrática y social de Michoacán al hacer que los grupos sociales se acomoden pero nunca más se asimilen.