TULA DE ALLENDE, Hgo., 13 de enero de 2019.- Esta tarde, alrededor del mediodía, los tres militares que permanecían retenidos y que fueron golpeados por pobladores de Santa Ana Ahuehuepan luego de que dispararon contra dos civiles y accidentalmente dieron muerte a uno, fueron liberados a pesar de que la población amenazaba con lincharlos.

De acuerdo a testigos del hecho, los soldados heridos fueron entregados a un mando del Ejército mexicano que se identificó como el capitán Pimentel de la policía militar, quien asumió que se entregará a la justicia a las fuerzas castrenses involucradas en la muerte de un civil identificado con las iniciales V.M.R.G. de 40 años, quien recibió de rebote un impacto de arma de fuego en la cabeza.

Cabe resaltar que en el presunto enfrentamiento que derivó en el fallecimiento de la persona, otro joven de 20 años resultó herido y se reporta como grave.

Según fuentes extraoficiales, el hecho se produjo puesto que el lesionado y el hoy occiso transportaban huachicol en una camioneta y eran perseguidos por los elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) quienes repentinamente, al no detener su marcha, abrieron fuego contra la unidad.

Con información de Quadratín Hidalgo