SAN LUIS POTOSÍ, SLP., 28 de mayo de 2020.- En plena crisis sanitaria en San Luis Potosí, se ha destapado la cloaca en la Secretaría de Salud y piden el cese de su titular, Mónica Liliana Rangel Martínez, quien ha sido acusada de tener vínculos con compañías fraudulentas y fantasma del empresario potosino Gabriel Alan Salazar Soto, personaje que habría creado estas negociaciones desde el año 2015 -justo cuando inició la actual administración estatal- y habría obtenido hasta ahora al menos 200 millones de pesos.

De acuerdo con la información vertida por la organización estatal Ciudadanos Observando (CO), este hombre ha hecho negocios, cerrado contratos y recibido muchos millones de pesos a costa del erario a través de la Secretaría de Salud, esto junto con ayuda de un cúmulo de empresas propias, de cercanos y familiares; “Hay muchos documentos oficiales que nosotros obtuvimos vía Transparencia, tenemos facturas, tenemos contratos, donde tanto Gabriel Salazar, sus hermanos, empresas y muchos de los socios que han facturado como personas físicas, le facturaron -nada más con 2 empresas- 19.7 millones de pesos en 2018, la mayoría de los pagos fueron emitidos a dos de sus hermanos en febrero de ese año, casi el mismo día y a la misma hora”, declaró en conferencia José Guadalupe Gonzáles, representante de CO.

Más información en Quadratín SLP