CIUDAD DE MÉXICO, 16 de agosto de 2019.- Los disturbios generados en la Ciudad de México opacaron la exigencia de colectivos de mujeres contra la violencia de género, puesto que las protestas pacificas que se registraron en la Glorieta de los Insurgentes pasaron de las proclamas a destrozos de mobiliario urbano, comercios, una estación de policía y basamento del Ángel de la Independencia.

Pese a los intentos de las organizadoras de la movilización #NoMeCuidanMeViolan por contener a un grupo de embozadas que azuzaron a otras integrantes de la concentración, no fueron suficientes y en instantes volaron proyectiles y bombas de humo, como antesala de conatos de incendio y destrucción de vidrios del Metrobús Insurgentes.

Seguir leyendo en Quadratín México