CIUDAD DE MÉXICO, 21 de julio de 2020. — El cumplimiento al Tratado de Límites y Aguas de 1944 se efectúa conforme a una estrategia integral definida por el Gobierno de México, basada en un amplio esquema de diálogo en el que se privilegian los argumentos técnicos.

En un comunicado de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), el organismo refiere que dicho acuerdo es muy benéfico para México, ya que le permite recibir cuatro veces más agua por el río Colorado que la que entrega por el río Bravo.

Una de las principales fuentes de agua superficial de Chihuahua, Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas son el río Bravo y los tributarios —los ríos Conchos, San Diego, San Rodrigo, Escondido y Salado, y el arroyo Las Vacas—. Todos estos aportan agua para el pago del Tratado, y si bien su recorrido es en territorio mexicano, sus aguas se comparten con Estados Unidos. De allí la importancia del acuerdo, que fija el uso y aprovechamiento de las aguas internacionales.

Más información en Quadratín México