JIQUILPAN, Mich., 13 de junio de 2019.- Daños materiales y algunas calles inundadas, donde el sistema de drenaje se desbordó y llego a afectar algunas viviendas fue el saldo de la primera tromba de la temporada registrada en el municipio; Roberto Mejía Zepeda, presidente municipal recorrió  desde las primeras horas los lugares más afectados y giró las instrucciones respectivas para que desalojar los deslaves y restos de cascajo que se acumularon en algunas zonas.

De acuerdo al personal del Organismo Operador de Agua Potable y Alcantarillado  hace unos días se terminaron los trabajos de desazolve en los lugares de mayor riesgo de inundación mediante el instrumento llamado  Vaktor, que es básicamente un camión que transporta una gran aspiradora que desaloja los residuos en el drenaje y alcantarillado, lo que permitió que el daño no fuera mayor.

También reconocieron que al problema de irregularidades como la permisión de asentamientos humanos en lugares inadecuados o la generación de fraccionamientos “propiedad de un expresidentes que desviaron por el ejemplo el cauce de un río” se suma la obsolencia de una gran parte de la red de drenaje, lo que provoca que una fuerte lluvia desborde el drenaje con las consecuencias de este día.

José Francisco Cendejas, investigador del Colegio de Michoacán y habitante de este municipio dijo por su parte que si bien todo los problemas antes mencionados más la generación de más de treinta toneladas de basura diarias en el municipio, son heredados de otras administraciones, ahora y con los problemas que representa el cambio climático y el anunció de la presencia del fenómeno denominado “Niño” en esta temporada se tendrá que generar un plan en coordinación con la propia ciudadanía.