MORELIA, Mich., 2 de enero de 2019.- Morelia precisa de alrededor de 10 mil millones de pesos para la rehabilitación de sus redes hídrica y sanitaria, así como su infraestructura de captación y saneamiento de aguas residuales, refirió Julio César Orantes Ávalos, director del Organismo Operador de Agua Potable, Alcantarillado y Saneamiento (OOAPAS).

Orantes Ávalos mencionó que se ha detectado que cerca del 70 por ciento de las redes hídrica y sanitaria de la capital del estado, que abarca aproximadamente mil 800 kilómetros, se encuentra obsoleta y debe ser sustituida, lo que representa una inversión por un estimado de cuatro mil millones de pesos.

A esto se suman las necesidades de ampliación de la capacidad de tratamiento de aguas residuales, con la adecuación de plantas existentes en Atapaneo y Los Itzícuaros y la edificación de dos instalaciones en las áreas de Jesús del Monte y Morelos; automatización de procesos, y crecimiento en las líneas de colectores pluviales y de descargas sanitarias, para lograr un monto por 10 mil millones de pesos.

El director de la paramunicipal señaló que no se cuenta con los recursos suficientes para afrontar una renovación del sistema de agua en el municipio, además que se tienen reducidas posibilidades de obtener financiamiento federal, ya que se prevé que en 2020 el gobierno de la república erogue un total de 22 mil millones de pesos para intervenir redes hídricas urbanas, de los que Morelia absorbería un 45.45 por ciento.

Agregó que la perspectiva de asignación de recursos federales para el rubro no es favorable, ya que el presupuesto designado para el mismo en los últimos 10 años ha decaído en un 92 por ciento.

Entre las zonas que registran una obsolescencia más acentuada, destacó el Centro Histórico, en tanto que en las tenencias de Morelos y Jesús del Monte, así como en el área poniente, se requiere de incrementar la captación de aguas residuales.

Cada día el OOAPAS atiende 35 fugas de agua; sin embargo, esta cifra sólo alude a las que son visibles y por las que se generan reportes, ya que existen otras fugas no aparentes, por la ruptura de tuberías que, en conjunto, llevan a la pérdida de hasta el 40 por ciento del agua que se produce en Morelia.