JIQUILPAN, Mich., 05 de abril de 2018.- En el marco de la honra a la memoria de los Jiquilpenses Ilustres hoy se recordó al poeta , luchador social y hombre de consecuencia nacional e internacional Ramón Martínez Ocaranza en el Centésimo tercer aniversario de su natalicio.

El rescate y memoria de los jiquilpenses ilustres es un programa implementado a través de la dirección de cultura del ayuntamiento a cargo de Ana Karen Herrera Farías, quien ha reconocido en diversos momentos la instrucción precisa del presidente José Clemente Covarrubias Castillo para hacer un justo reconocimiento de las figuras de Jiquilpenses que han trascendido el ámbito local y se han proyectado allende las fronteras.

En el homenaje a su natalicio se hizo una semblanza de su vida y obra, ahí quedo claro que el poeta estaba lleno de una vitalidad humana que dejó impregnada en los lugares donde habitó, muchas de sus anécdotas de vida se siguen contando en Morelia, por ejemplo como parte del folklor y relato urbano, sin saber, en muchas ocasiones, que el protagónico es el maestro poeta.

Ramón Martínez Ocaranza (1915-1982) Nació el 5 de abril de 1915 en Jiquilpan de Juárez. Poeta, realizó estudios en el Colegio de San Nicolás Hidalgo, donde obtuvo el grado de Bachiller, más adelante asistió a la facultad de filosofía y letras de la UNAM donde fue alumno de Agustín Yáñez y Julio Jiménez Rueda, en las cátedras de teoría literaria y literatura mexicana, respectivamente.

Publicó poemas y artículos en los periódicos y diarios de la República Mexicana: Boletín Mensual de la Universidad Michoacana, Calandria de Tolvañeras, Defensa Nicolaíta. Periódico Estudiantil, El Centavo, El Espectador, El Nacional, El Universitario, El Zorro, Estampa, La Cigarra, La Espiga y el Laurel, La República, La Verdad, La voz de México, La Zona, Pliego, Renglones, Vida Nicolaíta y Voces; junto a Enrique González Vázquez dirigió la revista Voces y con Raúl Arreola Cortés fue fundador de la revista Pliego.

En 1945 fue secretario de la redacción del periódico La Voz de México, órgano del Partido Comunista Mexicano y fue designado director de la Biblioteca Pública de Hidalgo en 1953. Durante veinticinco años se desempeñó como académico de la Universidad Michoacana, ocupando diversos cargos, con una interrupción de 1966 a 1968, debido a su intervención como presidente de la Federación de Maestros Universitarios en las luchas estudiantiles, movimiento que culminó con la ocupación militar de las instalaciones de la UMSNH.  El poeta fue encarcelado, junto con su esposa e hijas y liberado por acuerdo presidencial, debido al reclamo de intelectuales y grupos culturales del país y del mundo.  En su honor, se creó la Fundación Cultural Ramón Martínez Ocaranza, A.C., la cual está dedicada al estudio y divulgación de su obra.