LÁZARO  CÁRDENAS, Mich., 7 de septiembre de 2018.- Derivado de la falta de vigilancia en la tenencia de Playa Azul, esta semana depredadores humanos hicieron de las suyas y comenzaron a matar algunas especies para robarles los huevos y comerse la carne, sin importarles dejar la evidencia sobre la arena.

 

Lo anterior fue alertado por los vecinos del lugar, quienes indicaron que los asesinos de tortugas se postran por la noche a la orilla de la playa para atacarlas sin que haya nadie que los detenga, pues los rondines de vigilancia que hacían los militares no se han llevado a cabo en la presente temporada de desove.

 

Asimsimo, los ciudadanos indicaron que los depredadores humanos aprovechan los lotes baldíos que hay para atacar a las tortugas, a pesar de que este es un delito federal porque son una especie protegida y en peligro de extinción.

 

En ese contexto, pidieron se alerte a las autoridades, pues la temporada de arribazón apenas comienza y estas acciones ponen en peligro a la especie marina que busca las playas de este municipio para su reproducción.